martes, 7 de diciembre de 2010

¿Leer?

Quiero escribir describiendo un trozo de vida que aun cuando acabes de leerla, tu mente la siga leyendo todo el rato que continúa después... amontonar las letras y repartirlas de tal forma que se parezcan a la forma exacta de tus párpados clavados en el monitor... entrar en tu corazón con forma de a, o de ese, o de ele o efe, descomponerlo, hacerlo pedacitos y luego, cuando hayas terminado de leer y beber palabras, jugar contigo a los puzzles de tres mil piezas de corazones quebrados y conformar de nuevo una sola pieza. Dejarte noqueado, de doblar, de plof, de pum, de zas, de muerto matado sin armas ni espadas. Arrebatarte la mirada un par de veces, que cuando tus ojos acaben de pasearse entre estas líneas tengas que volver al principio para recomponer lo que se te ha caído en el camino, y recoger los trocitos de pan y comértelos mientras vuelves a pasear los ojos por el mismo sitio. Un soplido de esos que te despeina los pelos de la nuca sin que tengas a nadie detrás, un párrafo corto que sacuda tus pies, que se te extiendan alas invisibles de plastilina y te imagines que son de verdad y sirven para volar. Siempre quiero eso cuando te escribo... aunque aun no lo haya conseguido

No hay comentarios: