lunes, 27 de diciembre de 2010

Hasta el gorro lleno de migajas

Te volqué todas mis ideas en la cabeza, por encima de los pelos, de las orejas, en las ojeras... se te derramaban por los hombros, las caricias que te daría, en lo que te convertiría, aquello que conseguiríamos y hacia dónde nos balancearíamos si un día bailábamos juntos... Fue el otro día, cuando aun no había venido la navidad a jodernos el espacio blanco en el que habitamos de madrugada. Luego llegó la nochebuena y parecía que todas las noches iban a ser igual, de buenas digo, de dulces y lindas, como en le peli, Ghost, que la ponían esta tarde... Que si yo te quiero y tú me quieres, las noches son buenas, no? Pues es mentira. Es todo un cuento de los que les cuenta mi madre a mis sobrinas, que se los inventa para que se coman la comida. Pues así es el nuestro, un cuento que me cuentas para alimentar tu estómago y no sentirte tan solo. Y yo, que, jugando a ser una cría con hambre, te conté verdades, ahora no tengo quién me dé de comer caricias, y besos y abrazos de esos de mierda. Y tú, como el otro, o como el más lejano, hacéis siempre lo mismo, girar alrededor de mi cuerpo, o de mis alas, o de mi espalda, para nada de nada de las nadas de la nadería. Aburrida. Cansada. Asqueada. Que yo no quiero esto joder. Que me quedo conmigo, que me entiendo, me comprendo y hasta me acaricio. Las migajas para los pájaros, que yo en lo único que me parezco a ellos en lo de que creo que nací para volar...

4 comentarios:

IAn dijo...

si Nebroa,
a veces
pareciera que
recibimos migajas
y damos migajas,
cuando tenemos y
deseamos TODO

un beso navideño

Vir dijo...

Eso, niña, tú quédate contigo, lo demás viene rodado. Que yo vuelvo, no tienes sentido huir de quien no se puede escapar, así que, se acabó este juego macabro. Y esta vez no pienso dejar que te hundas, no señor, que todavía me debes una noche (o la primera de muchas) bañada en cervezas y corazones de tiza. No lo olvido.

Nebroa dijo...

Ian... yo no doy migajas. Esa es la diferencia... Hola!

Vir... No voy a hundirme. Ni tú! Nooo! Me alegra tu vuelta, tu respiro, tu calma... Habrá cervezas, haremos quedada, y reiremos! :)

IAn dijo...

perdon Neb,
lo decía por mi;
pensaba que lo daba todo
y solo recibía migajas,
cuando lo analice me dí cuenta,
que también me contenia
por miedo, por mantener equidad,
o no sé exactamente porque,
pero lo hacía.
También me di cuenta que
el deseo era darle todo.
me sentia preparado a ello,
pero, no lo hice,
me contuve, me protegí,
me reserve.

un beso