miércoles, 29 de diciembre de 2010

Este dos mil diez aprendí a...

No voy a entretenerme buscando palabras que adornen lo vivido, sólo voy a soltar, sin reflexionar demasiado, los pasos que di por primera vez este año que tanto me ha marcado...

Vivir en vez de sobrevivir, ya no bajo la mirada frente al espejo
Saborear el presente, respirar profundamente con el estómago el mismo aire de siempre
Disfrutar de lo que tengo, que tengo el mundo lleno de cosas
Apartar la mirada de las ausencias, remirar lo que me rodea y darle el valor oportuno
Relativizar, nada es tan importante como parece
Quitarme importancia, no merezco cosas sólo porque yo lo diga
Premiarme en los logros, premiar mis esfuerzos, piropear mis logros
Derribar mis miedos, no esperando a que la idea desaparezca, pasar por encima de ellas, a pesar del ruido infinito que hacen
No proyectarme en el futuro oscuro, inventarme una Ana sonriente para mañana, me cuesta lo mismo que verla desnuda y con frío
Perdonarme, no exigirme, no querer cumplir la perfección en todos los ámbitos de la vida
Descubrirme, encender las luces y no esconder ni una de las cualidades menos positivas que me habitan
Apartar el juicio, o al menos, verlo con mucha más rapidez que antes
Observarme completa, no dándole importancia y credibilidad únicamente a una de las partes
Definirme como indefinida, que soy gigante y no tengo más límites que los que yo quiera imponerme.
Planear y hacer, no echarme atrás a la mínima, quedándome absorbida por una cama de acero
Actuar, no quedarme sólo en la mente... empezar a experimentar
Leer mis ideas más irreales, confrontarlas, darles realidad y apartar las que ya no me sirven ni me convencen
Dejar de hacer las cosas que me llevaban a sentir cosas que no quería sentir
Estudiar qué me gusta y buscar dónde y cómo llevarlo a cabo
No intentar... Hacer, que no es lo mismo
Creer y confiar en mí. Y en la vida
No esperar de ella más de lo que es. La vida es. No tiene que ser como yo quiero que sea...
Saborear intensamente cada uno de los instantes pasajeros de felicidad que soy capaz de vivir
Que todo pasa

Eso, así, por encima...

5 comentarios:

Minuet dijo...

Perfecto, impecable la teoría "pequeño saltamontes".. pero para llevarla a la practica..¿me dejas cogerte de la mano?, me encantaría.. ahhh te faltó, algo.... "coger siempre el teléfono" ;)... ring, ring.."¿si?"

Besos desde tu rincón en mi bar, te he puesto un chocolate caliente, seguro que te apetece.
Minu

Nebroa dijo...

La práctica sigue ejerciéndose... Pero nunca diré que no a una mano que me ayuda a continuar viviendo de este modo. Gracias... Siempre :)

Aida dijo...

Tantas cosas en un año... Yo este año no pienso hacer balance, ni propósitos, ni nada que se le parezca!

Vir dijo...

¡Bravo! Así me gustas, ;)

Nebroa dijo...

Aida... a veces es mucho mejor vivir, solo eso. Lo que pasa es que a mí a veces se me olvida que me pasan cosas buenas, y las anoto! para volver a ellas cuando esté más gilipollas que de costumbre! :)

Vir... y yo. Yo también me gusto así :)