lunes, 1 de noviembre de 2010

Variété

Los hay que viven siete vidas a la vez, como los gatos, pero al revés. Luego están los que se esconden, viven días en habitaciones de hotel y salen a la calle como si nada hubiera pasado, sin embargo, fíjate, en esas camas están más vivos que fuera. Y tenemos los desdoblados, una vida paralela a otra, sin que se mezclen ni se junten. Ídolos son, que a ver quién puede separarse por dentro. Qué más? Los que viven setecientas décadas en sueños mientras se sientan en el sofá abandonado del salón a ver pasar la única que tienen. Los aventureros, que se tragan todo el polvo del viento con tal de meterle algo de consistencia a sus días. Los perdidos, que no saben dónde están, para qué vinieron ni se han preguntado nunca dónde cojones estará su final. Los que dan saltos, de la tuya a la mía pasando por la de en medio, volcando en otros los vacíos intentando llenar huecos que ni saben que existen. Los buscadores, miran aquí, detrás de la puerta, debajo de la cama, pisotean corazones o les da por saltar a las vías de metro. Los que se drogan. Los vampiros. Los bellos durmientes y los despiertos. Eso. Despertar. Eso quisiera yo.

4 comentarios:

guille dijo...

Por lo menos tiene que haber un perfil más, porque no me he reconocido en ninguno.

¿Ellas tambien estan incluidas?

silvo dijo...

Además están los que tienen más de un perfil simultáneo siempre que no sea incompatible, besos Nebroa

Robert dijo...

A mí me parece que estás muy despierta.
En general tendemos a acomodarnos a alguna de esas etiquetas que has descrito, eso produce sensación de control. De todos modos, muchos no nos conformamos, y nos reconocemos más complejos. Espero que eso nos haga más estables ante las circunstancias cambiantes de la vida. Aunque quien sabe, quizá en un futuro uno acabe amoldándose a una de esas etiquetas. Como reza el dicho, nunca digas de esa agua no beberé.

Nebroa dijo...

guille, uno solo? Debe haber tantos perfiles como frentes hay en el mundo. Y sí, están ellas, evidentemente

silvo! Hay por lo menos cien caras en cada cara! :)

Robert, bueno, gracias, quizá ando más despierta que otros, o que antes, pero aun siento que me duermo en muchos bancos. Aun así, sí, no descarto que un día, por muy abiertos que tengamos los ojos, se nos cierren poco a poco y cuando nos demos cuenta, nos parezca que se han cerrado de golpe