martes, 2 de noviembre de 2010

Sigue siendo curioso, lo de moverse a través de las emociones, observar cómo bailamos o cómo danzamos a través de la muerte. Es curioso que haya alguien detrás de nuestras lágrimas, o de las risas, que podamos mirarnos de uno u otro lado. Yo lo hago, me ayuda a vivir. Lo curioso es que sea tan fácil observarse riendo y lo difícil que resulta mirarse en calma mientras lloramos.

No hay comentarios: