lunes, 15 de noviembre de 2010

Siete millones de cuentos

Pero anda ya! Acaso crees que todo lo que soy es lo que se ve aquí en pequeñito? Acaso concibes la idea de que sólo tengo una capa que además está derruida por el paso el tiempo? Estás equivocado, que no soy lo que relatan unas letras, ni otras ni muchas más entremezcladas, soy un todo inabarcable, inmenso e infinito. Me puede la risa, y las ansias, las ganas y las aventuras. Soy un saco de carcajadas y una bolsa de instintos, me muevo por donde quiero aunque no me quieran por donde me muevo. Soy yo, cansada y veloz, o triste y optimista, soy la oscuridad y las nubes que te pueden revolver el pelo. Y los aires y la tierra estancada. Perfiles por donde quieras, de frente y a veces de espaldas. Que me quema la vida en los adentros, que tengo las entrañas dispuestas y el alma bailándote por las mañanas. Quiero, y puedo, y deseo y hasta necesito. Y me divierto viviendo, o me entretengo, o me vuelco en las orillas de lo más recóndito. Bebo cerveza, y vino y café a media noche, no quiero dormirme, ni lastimarme ni quedarme quieta entre la niebla. Soy un todo tan lleno de matices que si yo no me conozco del todo, acaso crees que podrás etiquetarme tú?

1 comentario:

Amber dijo...

Precioso post, Ne, como es habitual en ti.

Fíjate que la autodescripción que te regalas (y ya haces bien) es muy parecida a la de mi perfil en mi blog... ¿Será que en el fondo tú y yo somos bastante alma gemelas? Te lo pregunto a AlmA AbierTa.

Gracias, Ne por deleitarme con este post, gracias por tu constancia en escribir... Me pregunto (tb a AlmA AbierTa, que conste) si has pensado en publicar un libro... Creo que venderías más que "hot-cakes" a la salida de un colegio.

Besos y buenas noches,

Amber