sábado, 20 de noviembre de 2010

Sácame de aquí, del vacío absoluto, de la pérdida, de los aviones que se estrellan, de este mediodía sin sol, del atardecer lleno de sombras. Sácame del olvido, de la memoria de los muertos, de las sucias gafas de lejos. Del abismo, del frío, de los pies que nunca están en ningún sitio. De la estación llena de despedidas, de callejones sin final, del laberinto de ideas. Sácame de la angustia, de la quietud, de los pulmones enganchados a una máquina, de la agonía del ahora mismo.
No estoy bien aquí, me suda el corazón, se me hielan las manos, esta puta sensación de agonía acabará conmigo.

3 comentarios:

CM dijo...

Todo lo que este en mi mano...

Robert dijo...

Me sabe mal verte así, quisiera ayudarte y sé que no puedo. Pides salir del vacío absoluto y de la angustia de la quietud, pero creo que ni estás en el vacío ni en la quietud. Cuando resuelvas el laberinto de ideas, quizá encuentres realmente la quietud que lleva al vacío, donde las ideas no existen o se mueven sin imposiciones.
Creo que el vacío y la quietud tienen para ti un significado diferente. Para mí, experimentar el vacío y el silencio interior resulta una experiencia positiva. Estos conceptos también pueden ser entendidos como algo negativo, una falta de existencia. Al final todo es una cuestión más de sentimiento que de entendimiento, pero es significativo que hables de laberinto de ideas, de entendimiento. Una cosa lleva a la otra.
Un abrazo

Nebroa dijo...

Ceme... Ya has hecho lo que estaba en tu mano. Y gracias. De verdad. Te quiero.

Robert... Sé que te gustaría ayudarme y sacarme de aquí, y sé que sabes que es imposible que otro arañe el dolor que yo me hago. También sé del vacío y de la quietud que hablas, que no es la misma que la mía. Y sigo mi camino, que tal vez nunca pise el mismo lugar que tú, pero tal vez aprenda a lidiarme por dentro con esto que soy. Si he llegado hasta aquí entendiéndome mejor, quizá el camino siga ascendiendo. O tal vez no, pero yo llegaré a aceptarlo de una manera más sana...
Gracias por venir, por dedicarme tiempo y por esforzarte en buscar palabras que me ayuden a comprender.