miércoles, 17 de noviembre de 2010

Que si merece la pena buscarle tras los agujeritos que lleva en la máscara, que si los esfuerzos tienen su lógica, y la constancia y la persistencia. Y me pregunto qué sabemos de aquello que hay detrás de nuestra vista, si alguien nos mostrara lo que habita en ese lugar, la mayoría de veces no andaríamos ni un paso. Pero no existe el mago ni el ilusionista que nos desvele secretos, y entonces tienes que tirar de sensaciones, o del sexto de los sentidos menos dormidos, escuchar la intuición transformádose en voz bajita contándote algún cuento. Y obedecer o recluirte. Eliges, como siempre, y decides si buscar oro tras lo que se le parece o tirar la opción a la basura antes de llegar ni siquiera a oler lo que hay detrás...
Y ahora querría que todos los ilusionistas del mundo vinieran a buscarme enseñándome el final de este truco

5 comentarios:

Vir dijo...

Pues yo creo que me rindo... igual mañana ya no. Nunca lo tengo muy claro.

Nebroa dijo...

Yo tampoco Vir, yo tampoco...
Ese es el 'problema', que las decisiones firmes deberían mantenerse, si no, vas como bailando debajo de la nada. Y sí, hay libertad para escoger de nuevo en cada momento, y podemos volvernos atrás... Hoy me decía una amiga que vale, adelante, con lo que sea, siempre que no olvide que hay algún precio que pagar siempre, y que no olvide si estoy dispuesta a pagarlo... Ufff

Fiebre dijo...

Ufff. A mí que vengan a buscarme también, y me enseñan el truco o paso de magia Borrás.

Soy rubia... hace tiempo que ya no quiero gastar mis pocas neuronas más de lo relativamente normal.

Cada día estoy más vaga, Antonia. Me voy a hacer tío.
Lógica masculina, simplificada y diáfana.
Es lo suyo, cada vez estoy más convencida.

Nebroa dijo...

Sabes Fiebre? Lo he hecho, conseguir no ir tras los pasos de nadie. Y de repente me he visto envuelta en otro de los viejos cuentos. Parecido al menos. Y aquí estoy, sabiendo que esa decisión que tú cuentas, la simple y diáfana es la que más me había convencido. Así que creo que la volveré a poner en marcha, que además es la que realmente ME funciona. A mí. Que es lo que cuenta. Sin tener en cuenta los resultados de por ahí fuera...

Nebroa dijo...

Sabes Fiebre? Lo he hecho, conseguir no ir tras los pasos de nadie. Y de repente me he visto envuelta en otro de los viejos cuentos. Parecido al menos. Y aquí estoy, sabiendo que esa decisión que tú cuentas, la simple y diáfana es la que más me había convencido. Así que creo que la volveré a poner en marcha, que además es la que realmente ME funciona. A mí. Que es lo que cuenta. Sin tener en cuenta los resultados de por ahí fuera...