viernes, 12 de noviembre de 2010

Que no, que no quiero

Bueno, no le sirvieron mis trocitos, no quiso hacer un puzzle con ellos y recomponer lo que anduviese suelto. Tampoco quiso quererme, y sí, ya sé, que la vida se abre y hay muchas puertas entreabiertas que esperan que las empujes. Quizá un día dé con una de esas.
Miro atrás y veo muchos ojos, y cada uno me esbozaba susurros recien levantada, un 'sí pero no del todo', y un 'sí pero a medias', y un 'sí pero desde las afueras', y me pregunto si habrá alguien perdido en las mismas espirales que yo al que un día le de por decir sólo 'sí'. Sin más y sin menos, pasear, después andar, caminar... trotar, cabalgar y correr sin prisas por el ascenso a algún cielo que nos espere a la vuelta del resto de espinas.
Me miro y encuentro algunas ideas sueltas, que las cojo como si fuesen cuerdas a las que fundirme, y me cuentan que adelante, que vamos, que no pare, que siga creciendo. Y veo las otras, tan cansadas de repetirse como yo de vestirme. Y me cuentan y me gritan y me lastiman. Y yo queriendo atravesarlas, ignorarlas y volverlas invisibles con mi varita mágica de cuando era pequeña. Porque yo ya no soy pequeña, y yo no quiero llorar, y yo no quiero lamentarme, y yo no quiero ser esa que se pasa el día preguntando por los regalos de reyes que no están bajo el árbol cuando despiertas. Iré a buscar la dicha, aquí dentro, y esta vez no quiero arrastrar por tierra mis deseos, o encerrarlos bajo llave. Yo quiero tenerlos, y creérmelos y no rendirme dándome por vencida. Eso es lo que yo quiero, pero ahora, por ejemplo ahora mismito, le cuelgo a los errores el cartel de 'somos ciertos', y me creo que no lo conseguiré, que no llegará, que el deseo que llamo tesoro morirá conmigo sin ser descubierto.
El tiempo, vendrá el tiempo, con sus rótulos perennes a inflarme las venas de un nuevo aire. Vendrá, él siempre viene, el tiempo siempre está de mi parte...

6 comentarios:

Robert dijo...

Veo una vertiente mística en este texto. La dicha de la que hablas, y que crees que no alcanzarás, otros piensan que se encuentra al final del camino. No estoy yo entre ésos, y creo que podemos vivir conjugando la realidad y los sueños, aunque estos permanezcan en su plano.

MK42 dijo...

...El tiempo es un canalla vestido con harapos, un asesino emboscado en las esquinas de los adentros. Pero no le dejes jugar sus cartas de timador sucio de garitos portuarios. Plántale cara. Da la batalla... y detenlo de vez en cuando, y una vez esposado con las manos a la espalda, disfruta del espéctaculo de sentirte feliz observándolo enajulado en su reloj de arena suspendida, pugnando el reo por hacer caer de nuevo sus granitos. Detenlo y abraza la vida suspendida entre las costurs del aire, Ne, detenlo en tus trincheras, dejalo malherido y goza del fragor de la lucha mientras tu cara se ilumina mirándote al espejo y exhibiéndole de forma descarada los volúmenes de la alegría: piensa que eres inmensamente más listo que él, porque tu sabes que le hieres cada vez que te sientes feliz y el no sabe que nos mata.

Flor de té dijo...

Esos 'si pero no' que llenan nuestra vida de historias que quisimos que fueran, de batallas perdidas y renacimientos forzosos. El tiempo siempre juega a nuestro favor pero 'hay qué pasarlo' y jode que perdamos (o haya perdido yo) más tiempo olvidando que amando, más recomponiéndome que poniéndome...
Ufff Nebroa qué complicado siempre todo pudiendo ser alguna vez 'SÍ PORQUE SÍ Y PORQUE TU LO VALES'.
Besos

Nebroa dijo...

Entonces Robert... Dónde la encuentras tú? Dentro? Fuera? En medio de todo? Yo sé que la tengo dentro, pero aun deseo cosas que sólo se encuentran en la periferia.
Mua. Uno grande.

Nebroa dijo...

Eme... Qué bien lo cuentas coño!
Lo retengo, o quiero hacerlo, pero no sabes la de veces que me vence. Y se escapa, se esfuma y se me da la vuelta, que quisiera estirar ciertos momentos, y quedármelos para casi siempre... Lo intento. Y lo logro. A veces. Pocas veces...
Abrazo. De esos, ya sabes.

Nebroa dijo...

Flor... Sí. Sí, toda la razón
Sería fácil, escuchar ese lema. Sí porque sí. Y nada más. Ufff, ya lo sé, yo también me aburro de pasar más horas en la sala de rehabilitación que en el mismo quirófano mientras nos abren por la mitad...Ay