domingo, 21 de noviembre de 2010

Creo que hoy me rindo, que ya no puedo coger las riendas, las dejo, de soltarlas. No es una rendición de las que todo el mundo te dice que debes huir, es una rendición de las otras, de las de paso de mí misma, de mi cuerpo, de mis alas y de mis párpados. Que quieren llorar? que lloren, que quieren salir corriendo? que salgan... Quiero olvidarme de mí. Irme de mí. No tenerme en cuenta. Ahora, sólo un segundo, un instante, que me cansa la atención, el análisis y el escrutinio íntimo. Aquí, me quedo parada, quieta. No haré nada. Sin movimiento. Sin idas y venidas a todas partes. Quieta. Después haré otra cosa, me balancearé, o saldré corriendo a otro mundo. O perseguiré lo de siempre. O buscaré bajo las piedras los abrazos. Pero ahora, hoy, me quedo quieta. Envuelta por estas arenas. Eso, que me arañen, y que me frenen, que me embadurnen de cemento. Mañana no. Pero hoy no puedo ni quiero hacer otra cosa.

2 comentarios:

solitaria dijo...

No se si recuerdas que en una ocasion yo pedía el on-off para apagarme a descansar aunque fuera solo un sg,dejar de pensar un instante...Pos todo pasa, ya verás ;)
Solitaria

Nebroa dijo...

Solitaria... Estoy a puntito de darle de nuevo al botón para encenderme. Gracias :)