lunes, 22 de noviembre de 2010

Nueve Velas (apagadas)


Aquí sigo, con el tablero delante, se me han perdido los dados, las fichas y el papel de las reglas. Ando sola, esperando que se me aparezca algún letrero que me indique a dónde vamos.

Es raro que su único recuerdo sea el olvido, bueno, de vez en cuando, porque otras veces se le aparece mi foto en la mente, aunque no le sirva para mucho, al menos de relleno, digo yo, que no tengo ni idea de mucho.

Todo es muy extraño, aquí en este peldaño, uno historias, mezclo ideas y canto palabras sin música, nunca tienen el mismo destinatario, excepto cuando sí lo persiguen. Persigo cosas, piernas y hasta bocas, aunque al final lo único que creo que hago es salir corriendo hacia ningún lado.

Perdida, dicen, digo y decían. Lo que vendrá, que me lo cuenten, a mí se me ha olvidado.

Lo digo todo a la vez, sin tener nada que ver... ni contigo, ni conmigo ni con él. Todo mezclado, enrevesado y sin sentido, como mi sombra, que se me quedó en el pasado buscando dónde borrarse. No, no lo consiguió y se vino de alquiler con mis adentros.

No hay quién me entienda, tampoco la que me mira desde el espejo con cara de no haber roto un plato. Está rodeada de almendros, de hojas secas, de espinas, cuchillas y fragmentos de dardos. Todos los que nadie quiso que fueron los mismos que me envenenaron.

Qué pasará cuando no me pase nada? Seguro que me inventaré otra azotea desde la que tirarme.

A veces no tengo ganas de luchar, aunque siempre lleve el arco en la espalda, me sale por encima de la cabeza, afilado. Y los dientes, que se me han vuelto colmillos para ir matando corazones, o para fundir todos los muros transparentes que se ponen al lado cuando quiero pegar algún salto. Quizá me sobran la mitad de cosas en las alas. Seguro.

Y se acaba la lista, aunque no la haya ni empezado

2 comentarios:

Vir dijo...

Alma negra, alma blanca. Cuando uno vive a través de las letras necesita respirar todo eso que respiras tú. Si no, ¿qué escribirías?

Nebroa dijo...

Sí que tengo los dos opuestos... sí, como todos, no? La mayoría de veces se me escapan las letras, muchas veces me las guardo, o las pongo en otro bar que no es este, pero necesito extraerme, si no, yo creo que un día exploto!
Un abrazo Vir, y gracias por venir a pasar conmigo un rato, haces mejores los míos.