lunes, 18 de octubre de 2010

Una versión que en nada se parece a la anterior

Me he vuelto a dar cuenta de que a veces sólo basta que alguien te mire para que empieces a mirarlo tú... Ya sabes, con esa diferente mirada que cruza los ojos hacia el lado contrario al que lo hacía. Que si bien no percibíamos una realidad concreta y todo iba pasando y girando con cierta normalidad, si alguien nos avisa, nos cuenta, nos menciona que hay algo que no pillábamos y que nos favorecía, de repente, con el aviso, con el cuento y con la mención, ya no somos los mismos que antes. Somos otros. Ha nacido una nueva parte dentro. Y nos empeñamos en sacarla, en extraerla y mostrarla. Aunque ya no seamos los mismos. ¿Y cuánto de genuino tiene la nueva versión? Que parece sólo una sombra, un pegote puesto en el moño, como fingido. Un impostor. Un algo que coges de no sé dónde para metértelo a presión...
Acaso nos necesitamos tanto unos a otros para ir haciendo versiones de nosotros mismos?

4 comentarios:

silvo dijo...

Nos adelantamos a lo que puedan pensar de nosotros e intentamos dart buena imagen cuasndo lo válido y clave es esa primera mirada, besos Nebroa

Gata dijo...

Em....juraría que te tenía entre mis seguidoras y que tb estaba entre los tuyos...emm ¿algún motivo especial?

Saluditos

Nebroa dijo...

silvo, cuando no gustamos a alguien y a nosotros sí nos hace tilín... Se entera y de repente, todo cambia, ya gustamos, ya hacemos tilín, ya importamos... Es curioso

Gata! Qué dices!? era tu seguidora y sigo siéndolo, que yo no he hecho nada!! C'apasao!? Me sales en los blogs que tengo por aquí enlazados, y no he hecho nada al respecto!!

silvo dijo...

Muy cierto Nebroa es una pena ser4 tímidos y perderse ese cosquilleo y alegría que entra, un beso Nebroa