viernes, 1 de octubre de 2010

Se nos encadenan las necesidades a las muñecas. Limitan el despliegue...
Que tapas lo que necesitaba, aunque no seas tú el que lo hace. Que quizá fabrica tu mente versiones de mí misma para rellenar tus rincones. Quizá no sea mi voz la que escuchas para dormir, ni tengas tú las manos que me cubren cuando lo preciso. Con las manos atadas, repletas de todos los deseos que nos persiguieron, tú queriendo encontrar espejos y yo esperando que me regalen canciones que no relaten el eco de siempre.
Nos inventaremos un sueño con final diverso, tú buscarás tras mi falda el cobijo de tus besos, yo un desfile de soldados en celo al final de tu pecho. Con sangre en las pupilas, con heridas de guerra para ofrecerlas a tu lengua. Con rajas abiertas bajo las cejas, con sangre brotando bajo tus botas, esperando que sea yo la que, esta vez, le saque brillo a las espuelas.
Nos inventaremos un sueño con principios abiertos, el escenario es nuestro y nuestros son los versos...

3 comentarios:

El Ser Bohemio dijo...

Me gusta mucho como escribes, es un gusto leerte.
Es la primera vez que entro en tu blog, la verdad me ha parecido muy interesante (te sigo), seguramente me tendrás seguido por estos lugares. Te dejo la dirección de mi blog por si lo querés visitar.

http://el-ser-bohemio.blogspot.com/

Desde ya muchas felicitaciones!!!

RJ.. dijo...

UFFFFFFFFFFFFFFF....la hilazón es la leche...lo que dices es la releche...lo que llega es ya la leche con el colacao, y lo que más me gusta son las galletas pa mojar...es decir...ese ejercito de soldados en celo....jajjaja

Ahora en serio...como sientes todo y que manera tienes de hacer que lo sintamos los demás....eso engancha margarita

Amber dijo...

Triste el post, pero precioso y sentido.

Te doy un abrazo conSentido,

Amber