viernes, 29 de octubre de 2010

Quédatelo

Que se te quede el cielo pegado al paladar, que las nubes te den vueltas por la cabeza despeinándote los pelos por las mañanas, que te acuestes en todas las camas de todos los hoteles cinco estrellas que te ofrezcan después de seis cervezas, que saltes por encima de los cactus que llevan por dedos los de al lado, que las espinas de las rosas que te van a regalar sean bolas de algodón rosa de la feria de noviembre, que los fantasmas que se esconden bajo tu cama en las noches más negras sean sábanas de seda acariciándote los muslos, que no tiembles de frío, que el congelador se te quede en el pasado, que vayas al cine todas las tardes, a las cinco, a ver la vida es bella en versión original, o mejor al teatro, donde siempre te den el papel principal, los aplausos y los premios por una vida entregada al mayor de los atracos, el amor, el amor condenado a llenarte las copas de vino tinto, las tazas del café y los cubatas de los sábados.


12 comentarios:

Daeddalus dijo...

Me gustaría poder tener esos buenos deseos... te admiro, y no sólo por desearlo, sino por verbalizarlo. Me temo que yo más mezquina, y no sé en qué momento comencé a serlo.

Nebroa dijo...

No es para nadie en concreto Daed. O es para ti. Para el de más allá. O el cercano. O la vecina del quinto. Que se lo quede quién lo quiera para sí mismo... Tú lo quieres? Para ti pa siempre?

La Abela dijo...

Gracias nena por tus buenos deseos...me los apropio, algunos me harian falta. Me gusta tu música pero tengo una duda ¿¿?? este ni lo conocia...y soy mayor que tu....
Bss

Luis dijo...

Gracias Nebro... yo me lo quedo... sin duda... Besin

mi dijo...

Ualaaaaaaaaaaaa, 'tos' los pelos...... ¡ay!

MK42 dijo...

Hola Nebroa, ayer estuve por aki, publiqué una entrada larga y libertaria. Se ha borrado y desaparecido. Imposible reproducirla. La escribí en modo automático. Una lástima, ayer a las 20 horas me volqué en este blog derramando lo que kizás debí escribir en el mío. Suerte. MK42.

Nebroa dijo...

MK42 ha dejado un nuevo comentario en su entrada "Quédatelo":

Otra vez me repito, Nebroa. Abro mi blog, el que se llama "Al otro lado", deseo escribir una entrada llamada "Talón de Aquiles"... pero la postergo, y vuelvo aquí para habitar el tuyo. Sin sentido y sin brújula, en esta tarde pesarosa de viernes donde llueve en el Sur, llueve a mares, y el aire escupe esquirlas en forma de puñales, de llamadas airadas de móvil, de siesta interrupta, esperando que quien dice que me ama me abrace esta noche para hacerme pequeñito o gritar como un animal, depende, o las dos cosas, y perderme en ese microespacio tangencial que me haga olvidar esta jodida sensación de desarraigo. Tengo un talón que no puedo proteger con las botas del destino. Habito un mundo inalámbrico aunque mi tacto se llene de otras magnitudes. Hay muchas formas de amor y el más sublime es el de la personita de 12 años que vive, en paralelo, su desarraigo, y llama a escondidas para decirme que está jodido, a 300 kms de distancia...y apenas puedo disimularle que no hago otra cosa desde que se lo llevaron que golpear el pesado balón de su ausencia, y te leo, te leo sobre los vacios, sobre el sexo, sobre los espejos que apenas nos devuelven la imagen truncada o no nos devuelven nada. Y estoy akí con dos cojones, invadiendo tu blog como si fuera el mio, escribiendo una entrada que no es un comentario a tu post, sino un puro y puto arranque libertario, como si fuera un ocupa esperando que me pegues una patada en el culo. Y ni sé ni me interesa saber por qué esto es así. Vengo akí, me vuelco, me derramo. La complicidad es una patria compartida. Va a ser eso, siempre buscando una patria o construyendome una sumando muchas diferentes y no siempre compatibles. De entre los miles de blogs de la red, me acampo akí y ni siquiera te conozco. Mi libertad es aparecer de golpe, escribir en tu muro como si también fuera mio... y la tuya es echarme. Transito tu blog en las tardes y en las madrugadas y es como tenerte enfrente compartiendo el whisky que los médicos no me dejan en la caída de la tarde desde un bar acristalado mirando callados, o no, cogidos de la mano, o no, como el mar se cabrea y se adueña de la playa que siempre fue suya y no como quiere mi memoria de los miles de cuerpos desnudos que la pueblan en Vera, Almeria. Volveré, siempre que no te incomode. MK42. PD: y besos y más besos y abrazos, que me sobresalen sin aristas, en forma de torrente de ternura escondida bajo la verdad que el duro perfil de mi rostro esconde. Feliz noche, kienkiera ke seas y dondekiera ke estés.

MK42 dijo...

Gracias, realmente me conformaba con el hecho que la hubieras podido leer.

Nebroa dijo...

Abela, a quién no conocías? A Tim Buckley!? Sabes que es el hijo de Jeff Buckley!?!? Por dios, otro hijo!! Ha sido casualidad, eh!?

Luis, y para siempre además ;)

Mi, imprímelo. Mételo en la cartera. Por favor...

Nebroa dijo...

Emeká, te leí, y absorbí tus letras. Estaba en Valencia, y te leí después de haber visto cómo Miguel Ríos me hacía bailar, empocionarme, saltar y olvidar que existía una Ana fuera de ese pabellón. Sobra decir que puedes venir aquí cuando te de la gana, aunque lo llamen mi espacio, las letras son bienvenidas, las que salen de ahí, del centro mismo de lo que tanto me gusta. Podría enredarme en contarte cómo me han gustado algunas de las palabras que has mezclado, pero quería abrazarte. O no, como tú dices. En la playa, frente al mar o debajo de la cama. Podría inventarme que los kilómetros no son distancias, o que el espacio es tan doloroso como quieras verlo. Pero es mentira, no tocar, no ver, no mirar apesta muchas noches... Aunque haya otras que pueden convertir precisamente esos metros en magnificencias de un mismo sentimiento. Pero me callo, que me siento un poco idiota al leerte... y ahora mismo pienso que todo lo que mezclo con lo que escribes está de más...
Me han enviado un mail sugiriéndome que te envíe un regalo que me hicieron a mí, hablaba del talón de aquiles. Y no sé cómo hacértelo llegar...

MK42 dijo...

...siempre me sorprendes, rompiendo la rutina de la cotidianiedad, las rutinas aprendidas que encarcelan la psique o el alma. Te leo. Y sólo llego hoy para apostilar: una vez escribí, en otro blog, que "Mil kilómetros son mentiras que los mapas inventan". Luego aprendí que mil kilómetros son una putada. Sin embargo, a veces, contra toda evidencia científica, un post aki, con esa sedución y provocación de hablar en público como si esto fueran emails privados, la expresión de tus ganas de abrazarme, hace que sienta que a veces de teclado a teclado, de pantalla a pantalla hay sólo un milímetro. Gracias por estar al otro lado. Pd: ya te avisé ke no soy nada convencional. Desde el Sur, MK42... sorprendido por encontrarte a la vuelta de... Mercadona. PD2. Interpreto tu post como una invitación a hablarte al oído, via email.

Nebroa dijo...

La invitación al email ya te la hice hace mil siglos... puedes entrar cuando gustes a él, ya te responderé si me da la gana! jajaj... Que no!
En serio, no sé tu email, así que no puedo mandarte el texto que el comentarista que más me 'estira' la mente me sugirió que te enviase. Si lo quieres, aunque yo sepa que sólo me utilizas de intermediaria, pídemelo! :p
Me ha encantado lo del mercadona! :D