viernes, 22 de octubre de 2010

Que a los 35 aun haya actitudes en ciertas personas capaces de sorprenderme... vaya, esto es vida, no? Y cuando la sorpresa es hacia el otro lado, no precisamente buena, qué es? Muerte?

4 comentarios:

Robert dijo...

Sí, podría decirse que las sorpresas positivas de nuestros congéneres nos dan vida, y las negativas nos la quitan. De todos modos, la capacidad de sorpresa es una señal de vida en si misma.

Flor de té dijo...

O susto!!!.. jajajajaja
un beso

CM dijo...

Yo esque me voy a callar...

Nebroa dijo...

Robert, si tu última frase es cierta, que así lo creo, ojalá siga sorprendiéndome la vida... siempre. Y no se me olvide lo de abrir los ojos mucho mucho cuando las escenas me pasen por delante.

Flor! jajaj Susto o muerte!?!? Yo siempre escogía lo segundoo!

Ceme, mejor! jajaj Que eres muy zorrupia :p