domingo, 31 de octubre de 2010

Para pasar de largo

Tengo tal cantidad de letras amontonadas en la lengua que si las digo todas de golpe me voy a inventar otro idioma. O puede que me ahogue. Y muera.
Como mueren las canciones al final del concierto que vimos el sábado, diciéndole adiós al que cantó, pegados al levante de la tierra de las prisas.
Quería contarte que abracé tan fuerte que se me aplastaron las tetas en su pecho, que sonreí con la boca doblada hacia arriba, infinitamente hacia arriba.
Quería decir que me llamó quién no lo iba a hacer, que quién creí que lo haría murió de silencio prolongado.
Quería decirte que no hubo besos para mí y que fui el sobre en el que los metieron para dárselos a otros labios que no eran con los que te absorbería el corazón.
Quería decirte que me muero de hastío. Y que me vivo entera sintiéndome reina de la noche de los domingos.
Que cerraría los ojos y me teletransportaría directamente hacia donde se acaban tus pies.
Pero a veces todo se vuelve mentira. Parece que hasta te engañaron cuando te dijeron qué día naciste y sin embargo parece verdad que vas a morir mañana mismo sin que te haya dado tiempo a nada. Sólo a decir tonterías en un blog...

14 comentarios:

guille dijo...

Me encanta sentir las tetas aplastadas contra mi pecho.

A veces tambien me teletrasportaria cerca de alguien, lastima que esas alguien nunca quieran que sea yo quien aparezca.

Deje la maquina teletrasportadora en un rinconcito hace tiempo (mucho tiempo).

Nebroa dijo...

guille, en mi pecho había otras tetas que no eran mías! Amos, que no me aplasté contra un pecho como el tuyo! se parecía más al mío! :p

Hay varios pies a los que te teletransportarías? Más de dos digo?

Alguna vez te funcionó la máquina esa?

guille dijo...

Contra los pechos que se parecen al tuyo (osea, los que tienen las tetas que me gustan) es con los que quiero aplastarme.

Si, más de dos. Porque aúnque soy monogamo al no monopolizarme nadie estoy a la espera de una masoquista (¡cielos! quise decir voluntaria).

Si, todas las maquinas que por mis manos han pasado han funcionado.

Nebroa dijo...

Si la máquina de teletransporte ha funcionado siempre no sé por qué coño la has dejado en un rinconcito. Dime dónde está que te la compro. La subastas?

guille dijo...

Te lo dije antes; porque a donde quiero ir, no me quieren recibir.

Te la presto.
¿Qué me darias a cambio?

Nebroa dijo...

Ya... Destino erróneo entonces. Cámbialo, como tú me dices a mí :p

Pide ;)

guille dijo...

Ya lo cambio, por eso he arrinconado la maquinita.
Lo que no haré sera transportarme a algún sitio sin interes.

Ni quedarme dando vueltas en un vecindario en que aceptan a otros y no a mi.

No, pedir viene luego. Primero viene tu oferta.

Nebroa dijo...

Como tú me das una máquina teletransportadora que, como somos mayores, sabemos que no te lleva cuando quieres y como quieres a ningún destino, yo puedo darte un paracaídas mágico, para que cuando caigas al sótano donde viven los pies de aquellas a las que quieres visitar, no te hagas nada de daño, pero nada nada.

guille dijo...

Buen regate.

Nunca voy a donde sospecho que no me quieren.
Por lo tanto, si voy siempre soy bien recibido.

Pero muchas gracias.

Nebroa dijo...

jajaj regateo bien?
Yo te he pedido la máquina, por eso quería que pidieras tú algo. Es lo justo. Primero regateaste tú :p
Siempre aciertas con tus sospechas? Qué bien, yo la cago a menudo. De un lado y de otro.

guille dijo...

Un regate de premio.

Siempre acierto.
Pero como si no estoy seguro nunca doy el paso, si no acierto lo que seguro que no pasa es que aterrice mal (no voy).

Yo casi nunca regateo, dejo que me choquen (me gusta).

Soy malo para pedir, siempre quiero todo y siempre me falta confianza.

Zara dijo...

Parece que hasta te engañaron cuanto te dijeron qué día naciste y sin embargo parece verdad que vas a morir mañana mismo sin que te haya dado tiempo a nada.

Diorrrr
yo soy incapaz de sentir de otra manera, siempre así, tal y como lo describes!

Robert dijo...

Entre lo que nos engañan o podrían engañarnos, y lo que nos engañamos nosotros mismos, todo parece una broma pesada. Menos mal que por encima de los engaños, verdades y mentiras, está la realidad. La realidad que viven animales y plantas, incluso nosotros, pese a todo. A veces parece que la inteligencia reflexiva juega en nuestra contra.

Nebroa dijo...

guille... todo? Querer todo? A la vez?

Zara... y te gustas así? Ha sonado a que estabas enfadada con esa forma de ver las cosas!

Robert, a la última frase puedes quitarle el 'a veces'!! jajaj No, en serio, como en todo, los extremos no son adecuados, según lo que queramos conseguir, claro, que reflexionar, pensar, observar y analizar da muchas alas, aunque por contra otras veces nos las quite.