miércoles, 20 de octubre de 2010

La mayor parte del tiempo estás en medio, no porque estés en equilibrio, es sólo que de tanto ir hacia arriba y luego hacia abajo, pasas muchas veces por el centro. Casi nunca te quedas, el aire te lleva a un lado o al otro costado del infierno. Ahora estoy arriba, y soy consciente, lo sé y lo disfruto, pero no se me olvida que las olas tendrán que esconderse más tarde, y que me iré con ellas al fondo del mar. Entonces vendré a escribir que me pica el corazón y me arden los pulmones, los camaradas del destino hablarán de comprensión, los cerebros de las antípodas se reirán de mi extremo. Y así vamos forjando el mundo infinito que nos gobierna. Que si todos nos fuésemos al mismo lado, rodaríamos sin bailar por las escaleras que bajan del cielo y nadie podría frenarnos. Por eso cuando tú estás peor yo rozo lo mejor, y cuando tú empieces a sonreír te tocará entonces tragarte mis lágrimas. Y vamos haciendo de escudos para el otro, o los otros parecen piedras donde chocar para no lanzarnos al precipicio... Y dicen que así todo está bien... Yo apuesto a que un día todos nos encontraremos en medio, no de pasada, más bien para quedarnos a vivir allí mismo.


6 comentarios:

Luis dijo...

Eso de arriba y abajo me recuerda a Barrio Sésamo.... pero que sepas que a mi ME PONE... así salvajemente... bestialmernte... Besis

Zara dijo...

Pues yo estoy hasta los cojones de ir pa arriba y pa abajo!

Pablo dijo...

Yo suelo estar más tiempo pabajo que parriba (debe ser mi condición).
¿Puedo pedir un deseo?
(Cierro los ojos para hacer más fuerza y que se cumpla) Si algún día todos nos encontramos en el centro para quedarnos a vivir allí, me pido ser vecino tuyo.. ;)

Pero vamos, que llevo el cenizo conmigo.. :(

Nebroa dijo...

Luis! jajaj Que te pone Barrio Sésamo!?!? He entendido eso!¿? jajaj :p

Zara, me temo que no nos queda otro remedio que acostumbrarnos cuanto antes, que de las emociones es difícil escapar, y bueno, será cuestión de divertirnos en la montaña rusa de los cojones! Como bien apuntas!

Pableras... Me suena demasiado lo que cuentas, yo creía que era mi condición hasta que averigué que no tenía por qué serlo a menos que yo siguiera creyendo que sí. El deseo me gusta, pero digo yo que, coño, ya que te pones a pedir con la presumible irrealización del resultado (por lo que cuentas de tu cenizo), ya podías estirarte y no quedarte como vecinooo! jajaja
Tú no has oído nunca eso de que la vida te da casi siempre 'menos' de lo que le pides? Tú pide, pide mucho, que luego cuando vengan las estrecheces, las rebajas y demás, qué menos que sea minimamente aceptable el resultado! Mua

CAOS dijo...

Pues...yo no creo que nos quedemos en el centro, nunca. Es más divertido jugar a intentar no perder el equilibrio...aunque te balancees. No crees?

besos

Nebroa dijo...

Caos, por mucho que me gustase la idea, no sucedería. Otra cosa es que crea en la evolución, como especie digo, no individualmente, y apueste porque dentro de no sé cuántos mil años, no seremos tan esclavos del ego. Pero eso es otra historia :)