jueves, 7 de octubre de 2010

En deuda...

Había tantas sonrisas dentro que afirmo y confirmo que no cabían más dientes dentro de una boca. Aunque tú no estabas aquí, ni tú, ni tampoco tú. He sido feliz, y eso, ya saben, está como en saldo. Y ahora, que empiezo a sentirme viva de verdad, a ponerle un montón de saltos a los pasos y que me siento bien dentro de mí misma, sigo sin perder mi norte. Sé quién soy y lo que conseguí, e igualmente sé quiénes son los que hoy han logrado acercarme al mundo de los vivos. Y aquí sois unos cuantos
...
Que hay Caos en mi vida aun cuando todo está en calma, que escucho a Lenka como si me hablase desde mis propios adentros, que amo lo bohemio, las afueras y lo que se sale de lo convencional, que de Robert aprendo tanto que ni él mismo lo sabrá nunca, que Daed y yo tenemos lazos que nadie conoce y que nos hacen conocernos, que los ojos de Luis tienen la paz que busco, que silencios pone aire a mis sueños, que me gusta tener a un hijo de puta cerca, que en Helena veo espejos que me guían, que violeta me recomienda todos los libros que quiero leer, codeman me trae versos y me los desliza por la espalda, que Mon tiene la chispa que a mí me falta, que quiero ver un concierto con Sese al ladito, y ponerle una carcajada a guille en toda la frente, que diferido me mima como me gustaría mimarlo a él, que nunca sentí las islas tan cerca como cuando Para se me aparece, que Aida viene a meterme en los ojos el optimismo que se me escapa, que solitaria me conoce como si me hubiera parido, que Hécuba extrae mis amarillos, Vir escribe como me gustaría a mí hacerlo alguna vez, que amo a Fiebre desde el primer día que la sentí, que yo de mayor quiero ser como es Zara de menor, que los ojos de jaytower siguen aquí, clavados en mi cerveza, que necesito que me duelan las mandíbulas riéndome con ene...

Y que todo eso hace que sea feliz, que me sienta feliz. Que tan lejana sentí esa puta palabra, que hoy, estando tan cerca, me tiemblan las piernas. Por no poder retener tantas ganas en un sólo cuerpo. Me comería vuestras entrañas, todas de golpe. Saciar las venas de la sangre que os columpia cada día. Gracias. Por estar ahí aunque no os deis ni cuenta. Sois un mundo paralelo, ajeno, pegado, colindante. Un extenso universo donde me muevo bailando. Lo que dais sin saberlo es el mejor regalo para los 35... joder, menuda mierda que no podamos retener el tiempo. Me quedaría tres días más aquí. En este mismo momento.

6 comentarios:

CAOS dijo...

:)

buenas noches...y gracias.

hijoeputa dijo...

Ten cuidado con los hijos de puta, somos peligrosos y adictivos.

Robert dijo...

La deuda es recíproca, y el enriquecimiento mutuo.

solitaria dijo...

Ojala tuviera el placer de conocerte en persona,pero eso lo arreglaremos un día ;)

Para dijo...

El momento "gore" me ha dado un pelin de miedo... ;) aun sigo sonriendo. Gracias a ti

Sese dijo...

Uy, en un concierto, qué ilu!!!! eso sí exijo alguien que se encargue de traernos unas cervecitas ;)

Saludos