domingo, 24 de octubre de 2010

¿Con qué empezamos?

Y aquí se acaba. La historia de mi vida acaba de terminar en un punto. No es un punto y final, o eso creo, que para eso siempre me queda algo de fe y confianza y esperanza y mierdas varias... Pero sí es redondito y conciso, míralo, centradito al final del día, con su esbelta forma de taladrarme el hígado al contonearse. No te rías, la tuya también tiene un punto, cada momento que estás viviendo, ahora, este preciso instante es el final de tu vida, o no? Lo que yo quiero hacer con él es ponerle un signo de admiración después, que de los interrogantes como que ya estoy harta, que sí, que están bien, que molan y lo flipas, pero yo quiero el otro, subir el punto hasta arriba, ponérselo de sombrero a un palito y empezar a vivir algo sorprendente. Y tú? qué quieres hacer con el comienzo de tu nueva vida que, aunque no quieras, empieza en este jodido momento?

2 comentarios:

Flor de té dijo...

Yo me pido los dos puntos!!!!!... Y a partir de ahí empezar a enumerar esas mil pequeñas cosas que quiero para el resto de mi vida...

Nebroa dijo...

Me gusta tu inicio! :) Casi tanto como el mío, te lo robo para el día de hoy! Es lo bueno de esto, no? que puedes empezar como te de la gana cuando te de la gana!