sábado, 23 de octubre de 2010

Citando a Rafa Pons

Tenía los dedos preparados para dibujar corazones, enviar mensajes en madrugadas tempranas y marcar números que me acercaran a su entrepierna. Dice Rafa que nos volvemos idiotas. Así, en plena noche, cuando nos da por rellenar los huecos que dejan las ausencias con señales de humo tecnológico, con infraestructuras sedientas de caricias y letras sueltas barajando un te quiero postizo. Así tenía los dedos al nacer, y al crecer, al madurar y al cumplir los 15, abría el telón que cubre lo que llevo dentro, extendido, estirado, expuesto. Era más idiota que ahora, creía en historias azules rozando el celeste, mariposas aladas y finales colorados. Ahora, que soy menos idiota, que el azul es marino, las mariposas están muertas y los finales nunca comienzan, se me han engarrotado los dedos. Las ganas de decir te quiero se quedaron sin cobertura y el amor se quedó sin saldo.

2 comentarios:

Daeddalus dijo...

Ayyy... me acabas de recordar esta canción... te la robo, jajaja, que quiero colgarla en Facebook...

Por lo demás... los idiotas son los demás, te lo aseguro...

Nebroa dijo...

Daed, jajajaj Vale, todos son idiotas. Perfecto! jajaja