domingo, 3 de octubre de 2010

Bajo las sábanas y tan afuera

Dice Sabina que es peor para el sol lo de meterse pronto en la cama, y eso mismo hice yo, aunque no me haya convertido en el sol que pueda alumbrarte y sí la que se lleve la peor parte. Que investigarte está bien y descubrir pliegues y arrugas lo mismo, aunque cuéntale tú a uno de esos rayos que me atraviesa que deje de querer encontrarte bajo las otras sábanas.
No. No digo debajo de esas blancas que nos quitaban el frío aquellas noches, más bien a esas otras que elijes para protegerte del invierno cuando decides salir a la calle a cruzarte con tempestades.
Sé que no llegué a destaparte, que no pude ser la almohada en la que recostases la cabeza. Y mira que te tumbaste sobre mi vientre, y te sirvió de cojín mi pecho, pero sé que no utilizaste el paracaídas de mis labios para dejarte caer al suelo, sabiendo que podría ser yo la que le sirviera de colchón a tu caída.
Y allí nos quedamos, mientras mis anhelos se emborrachaban en la barra de fuera y tus deseos estuvieran escondidos en el espejo del baño. Allí, compartiéndonos, incluyéndonos, pegándonos, mientras permanecía en soledad todo lo que nos ardía dentro.
Que puedo entregarte mi cuerpo y tú puedes darme a devorar el tuyo, pero es inevitable entender que yo lo que quería era comerte las entrañas, el pulmón y las vísceras, y sólo llegué a rozarte el cabello, los labios y los telones que te separan del resto.

7 comentarios:

hijoeputa dijo...

Preguntale lo que le has comido, a lo mejor vuestras respuestas no coinciden.

silvo dijo...

Parece que no ha dado todo, ecchas de menos más entrega y más complicidad, besos Nebroa

Velda Rae dijo...

Nebroa, alejada como he estado de la red, siento no estar al día. Me quedé, antes del verano, en que te habías quedado sin trabajo. Aunque h estado cotilleando por tu blog, no consigo dar con nada sobre ese tema. Espero que tus circunstancias, como las mías, hayan mejorado. :-*

Nebroa dijo...

Pues también tienes razón hijoputa, que a veces me da por sacar conclusiones yo misma sin hablarlas demasiado. Ya te contaré :p

Silvo, siempre echo de menos eso. Pero es tan difícil! No? Joder, que dos encajen, que dos se entiendan. Mmm... que por eso me gusta tanto la frase que Quique cuando canta lo de 'necesito un amor que no cueste trabajo'. Existen?

Velda! Que no jamía, que no tengo trabajo oficial. Voy tirando con algunos planillos que hago desde casa, pero amooos, malamente! Ya llegará! ;)

El Ser Bohemio dijo...

En ocasiones no llegamos a realizar lo que queremos pero el sentir el roce puede ser el gran comienzo. beso

http://el-ser-bohemio.blogspot.com/

Velda Rae dijo...

Joer. Asco de mundo, si lo hacemos a propósito no nos organizamos tan mal. :-((

Nebroa dijo...

Bohemio, puede ser el comienzo o el final en sí mismo. Nunca lo sabemos. Sólo cuando ocurre.

Velda! pfff, hasta se me han pasado las ganas de quejarme! :s