miércoles, 8 de septiembre de 2010

Vale, sí, bueno, de acuerdo...
Pasado el juicio contra la protagonista de mi vida, habiendo sido condenada al llanto y la pérdida de identidad, se procede a levantar acta... No hemos salido del juzgado, cierto es, pero no continuamos en la misma sala. Vamos buscando la salida, y en el camino nos encontraremos... Sentencias varias, palabras de aliento y mucha lógica aplastante que aplaca los ahogos. Recuperando. Reinventando.
Una más, para aprender, para calmar, para bajar el humo que subía hasta el techo al mismo nivel por el que pasean mis pies. Humana dicen, con todas sus consecuencias. Persona, con las demás...
Hay picos de bajada, pero no duran tiempo extremo. Hay subidas aunque éstas no descoloquen al corazón enjaulado. Buscando el equilibrio... como siempre
No voy a renunciar a mis momentos de dolor, he huido de ellos durante tanto tiempo que sé que ese no es el camino hacia la estabilidad. Incluso sé que no hay estabilidad perenne. Pero sea lo que sea lo que busco, no quiero volver a exigirme, a examinarme. Así que incluso ahora, mirando la tarde oscura experimentada, hasta eso quiero perdonarme, precisamente el hecho palpable de que hay ratos en los que no me perdono. Algo es algo... Poco a poco...

3 comentarios:

CM dijo...

Es un MUCHO aunque no nos demos cuenta...

Robert dijo...

Es más fácil aconsejar que juzgarse uno mismo y actuar.

Nebroa dijo...

Gracias CM. Gracias... Te quiero

Robert... Siempre es más fácil desde la barrera, sea lo que sea, mirar, observar al de enfrente y tener clarísimo qué es lo que debería hacer. Cuando se trata de uno mismo, del p'adentro, de aquí conmigo, la dificultad crece. A veces me aconsejo como si fuese mi mejor amiga, pero lo de ser 'juez y parte' como canta Sabina tiene contraindicaciones...