sábado, 4 de septiembre de 2010

(Sin) acoso y derribo

Que las ilusiones bailan al ritmo de los entierros del barrio en las afueras, se adentran en el destino más incierto las únicas esperanzas fabricadas en el bar de abajo, caen las lágrimas derribando lo que pudo ser y no fue, o no será nunca, o es que ni siquiera dejaré que se asomen al balcón del mañana por la mañana... No me quedan disparos... lo peor es que el revólver se consume en el mismo alquitrán de siempre, el que quise quemar y nadie prendió.
Que sola avanzo en la escalera del desierto, que todo quema cuando dejo las huellas selladas en el infierno, que no tengo todo eso que tienen todos, o la mitad o el más lejano. No tengo nada que pueda llenarte. Y ese es el peor de los vacíos. El de hoy, el único que cuenta. Que sólo hay un dolor absoluto, el que sentimos en el preciso momento en el que lo contamos. Este, el de hoy...


8 comentarios:

PazzaP dijo...

Tomaré algunas frases en abstracto, esto es, como que no se las dedicas a nadie más que a ti misma y te mostraré otras opciones, para que las leas, las tires o las tires sin leer. ;)

"que no tengo todo eso que tienen todos" // Lo que tienen todos, lo tienes tú también, y no tiene nada que ver con lo que te estás imaginando. Lo que no tienes, puedes crearlo, con la voluntad firme de tu mente de desearlo.

"No tengo nada que pueda llenarte."//Craso error: tienes tanto para llenar que todavía no te has dado cuenta.

"Y ese es el peor de los vacíos." // Para llenar la copa con el caldo que te gusta, para guardar en el armario (o almario) los objetos nuevos que vas adquiriendo, para poder dibujar las cosas que prefieres ver representadas, el vacío es el ingrediente principal sin el cual nada de todo eso es realmente posible.

"Que sólo hay un dolor absoluto, el que sentimos en el preciso momento en el que lo contamos."// No hay dolor absoluto en el mundo relativo de las subjetividades. Si lo sientes en este preciso momento, es importante que recuerdes, estate segura, de que eso también pasará...

Robert dijo...

Ante un mal día, no mires ni abajo ni arriba. Abraza a tu padre, madre, sobrina…, y el calor te hará subir.

guille dijo...

Pues a mi me gusta jugar a acosar y que se dejan "derribar"

Y creo adivinar que si no ven que tienes lo necesario para ser candidata a eso... bueno, seguro que sabes la continuacion.

Lenka dijo...

Pero esto también pasará. De hecho, ya es mañana.

Besos!

Nebroa dijo...

Paz, me gusta que vengas al blog, es innegable, y me gusta que te asomes a mi vida, y me gusta que participes de mis verdades cuando las transformo en palabras... me gusta porque sabes que aunque las diga como sentencias, sé que pasarán, pero aun así, no te rindes conmigo y continuas enseñándome a crecer. Y me gusta, aunque tus palabras dejen más huella después de leerlas muchas veces, quizá al día siguiente al que las escribes, quizá, incluso, meses después de que las pronunciases... Pues eso, que gracias. Razón en todo... en casi todo.

Nebroa dijo...

Sólo el amor, Robert, en momentos de desolación, puede sacarnos del abismo. Sólo el amor y nuestra capacidad para no pensar en el arriba y el abajo...

Nebroa dijo...

guille, a mí me gusta acosar... pero he decidido que ahora lo que me gusta es que me acosen. Y sin derribos, sentirme secuestrada... No sé yo si me entiendes

Nebroa dijo...

Lenka. Sí, sí y sí. Todo pasa. Lo sé. Y esa es la parte que mejor he aprendido después de estos 34 que me persiguen... Eso.