lunes, 6 de septiembre de 2010

Que si estás donde tienes que estar...

Dice Es que sólo tengo admiradores dentro de pantallas de cristal porque no hago otra cosa que estar pegada a un monitor...
Y yo me quedo mirando al techo, pensando que sí que hago más cosas, pero que quizá tiene razón. Con esto de derribar sentencias propias de siempre, me ha dado por cuestionármelo todo y estoy en etapa: y yo qué sé...
Hace juego con el comentario de Eme, hace unos meses, en el que decía que el amor no se fabrica, es cierto, y por mucho que te empeñes en alcanzarlo, suele surgir el solito, sin preguntarte cuándo y cómo lo quieres. Pero que también es muy cierto que en nuestras manos está fluir en el camino donde le sea más fácil aparecer.
Si te quedas en casa habitualmente, si tu vida social se reduce a cafés y cervezas acompañados siempre de la misma gente, que si el deporte que haces está metido en las cuatro paredes de al lado, que si tocas la guitarra a escondidas, lees en soledad, cantas cuando vas sola en el coche y bailas dentro del ascensor cuando éste está más solo que la luna... pues eso, que no esperes que haya posibilidades, probabilidades y opciones abundantes. Que se te reduce considerablemente el campo de acción, de elección.
Ya lo cité, que se me quedaron los ojos de par en par cuando escuché este comentario.
Que estuviese en mi mano lo de conocer a gente y que dentro de esa gente hubiera posibilidades de gustarle a alguien y lo contrario siempre me pareció de lo más cutre. Visto así, claro, es decir, 'Objetivo principal: conocer gente'. 'Objetivo encubierto: ligotear'. Pfff...
La verdad es que no termina de convencerme... Pero me lo han dicho dos que son muy listas y tienen estudios! Y claro, yo de eso, como que quedé en efepé y pare usted de contar...
Y sí, que voy a hacer cuatro cosas contadas a partir de que se vaya el calor y españa vuelva a moverse como con naturalidad, pero que mi objetivo es 'aprender', el siguiente es 'aprender más por conocer a nueva gente', y que lo de ligar/gustar/tontear sigo pensando que es bastante improbable. A pesar de que Eme también me dice que cuando utilice el término 'probabilidad' lo haga con conocimiento y no porque me de la real gana. Entonces, hay probabilidades? sí, vale, claro... Segunda pregunta: me las creo? Pues va a ser que no
Pero claro, también puede ser que diga toda esta mierda porque hoy tengo un día subnormal, ágil de agilipollá y absurdo, de la tontuna de toda la vida...
Pos eso, que sí, que me callo ya, que yo qué sé! Si nada más que estaba tarareando ideas...

21 comentarios:

Karla Preciado dijo...

Qué cosa más terrorífica! si todo lo que acabas de señalar antes de "pues eso, que no esperes que haya posibilidades" es muchísimo menos de lo que hago yo! jajaja creo que mi vida social está más muerta que un calcetín. Pero ¿sabes? en cierta forma lo disfruto, aunque sí, igual que en tu caso el mayor número de pretendientes está en la red,¡o aún peor! entre mis alumnos jajajajaja.

Un besazo.

Karla Preciado dijo...

quise decir que lo escrito es muchísimo MÁS de lo que yo hago. Hoy estoy hecha un lío.

Nebroa dijo...

jajaj karla, me costó pero te entendí!
Yo qué sé! a mí no me preguntes! Lo dicen éstas mujeres tan listas!! De todas maneras, mis amigos siempre son muy optimistas cuando hablan de mis pretendientes, se los inventan!!
Tus alumnos¿? jajjaa oye, algo es algo!

guille dijo...

Los pretendientes de la red no son una mala opción.

Se pasa del blog al correo. Si la cosa va bien, al telefono y a un café ojos frente a ojos. Sin expectativas, sin barreras.

Es gente de la que ya sabes algo. Mucho si sabes investigar.

Y no sigo, que los que lo hacen y les sale bien no me contaron mas (jijiji).

codeman dijo...

Ños. que difícil se me hace hoy argumentarte, me había propuesto y tenía como meta poder concretar y resumirme, pero das tanto para rumiar, que no se por donde comienzo, aún menos por donde acabar.

Del amor..... no por mucho buscar antes lo vas a encontrar, pero esperarlo en casa no es la sugerencia mas sana que te pueda dar. Por la red no te preocupes, es parte de nuestra vida, es nuestra realidad. Vale para todo, incluido ligar.

Pero te sugiero que te propongas hacer lo contrario, baila, canta, has ruido, salta, agita, enciende, provoca, reclama, aclama y así hasta que revientes. Veras que no por ello cambia el mundo.

Pero si cambia la forma que vez el mundo, sera mas de lo que buscas, te dará mas de lo que necesitas, te sorprenderá cada día. pero solo te pedirá a cambio una tontería. Pase lo que pase. no cambies. no te pierdas, no te rindas.

Como preguntabas, hace poco, creo que ese es el secreto. mantener el equilibrio.

Y que no te juzguen, pero no prejuzgues, objetivo: conocer gente, luego seleccionar: para querer, olvidar, ayudar, para compartir, enseñar, aprender, seguir, admirar, reposar, apoyarte, amar y claro si te apetece ligar. Pero veras que sera casi infinito las opciones como para que no te convenza conocer gente. dale a la vida, a tu vida, una oportunidad. No te rindas, CREETELO.

Frida la Llorona dijo...

Nebroa... todos los deseos están dormidos pero siempre se despiertan porque es la ley de la vida....un abrazo muy fuerte.

Robert dijo...

El amor no se fabrica, se construye: por afinidad, por diferencia, por las hormonas, por..., y por azar.

Hace unos meses, sin conocerlos, podría haber dicho que los blogs eran cutres y gilipollescos; hoy digo que son: divertidos, instructivos, emotivos, terapéuticos...

Aunque sea a través de la pantalla de cristal, y sin probabilidad, estar contigo es un lujo.

Daniel Rioja dijo...

Yo creo que uno se enamora de la persona, más que de sus ojos, sus labios, etc (que también).
La imagen que se da en internet suele ser bastante poco fiable.

Un saludo.

CAOS dijo...

Estoy en parte de acuerdo con Robert, el amor no se fabrica, se construye? quizá, pero la primera piedra para poder construirlo es que surja algo, una chispa, un no sé qué, un qué sé yo: por afinidad, por diferencia, por las hormonas, y por azar...sobre todo por azar.

El amor no se busca, se encuentra, a veces, en los sitios más inesperados. Nunca digas "yo nunca", porque te puedes dar de bruces al poco tiempo después, haciendo eso que dijiste que nunca harías.

Qué más da si lo encuentras por aquí, o por allí. Todo es posible.

No estoy muy de acuerdo con Daniel con lo de que la imagen que se da por internet suele ser bastante poco fiable. Eso depende de la persona con la que te encuentres. Habrá de todo, como en todas partes. Habrá personas que escriban tal y como sienten, y habrá otras con máscaras por delante de los ojos. Darse cuenta de ello, eso es lo importante.

No tengas prisa, Nebroa, todo llega, y a veces, mucho más intenso de lo que te imaginas.

(toma ya, vaya parrafazo!!) besos

Nebroa dijo...

guille, no los he juzgado como algo malo, o negativo o peor que los otros. Me ha pasado otras veces y he tenido algún contacto físico contínuo después de leer sólo unas letras... No los menosprecio, ni los aparto. Más bien la entrada iba encaminada a eso de que pueda ser cierto que cuanto más te mueves, por lógica, más movimiento habrá en tu vida...
No sólo movimiento horizontaaal! jajaj

Codeman... me gusta que vengas a llenar esto de letras. No me rindo, ya no tengo ganas de cansarme, sigo mi vida, continúo con mis proyectos y la vida me va regalando encuentros. Es cierto que sé que no por buscar aparece el amor, pero que si te mueves, como le decía a guille, en todos los sentidos, conoces más gente, experimentas más, hablas, escuchas... y logicamente, puede surgir más facilmente la atracción. Aquí, metida en casa, se reducen las opciones, aunque las que se muestran también sean atractivas...
Gracias por venir, y por investigar en tu mente palabras para regalarme :)

Nebroa dijo...

Frida... Hola guapa!
Yo no sé si los tengo dormidos, o yo los escondo, otras veces los negué y otras tantas me cabreé con ellos. Ahora no, ahora los conozco y no me dejo amedrentar por lo que dicen todos mis otros pensamientos. No quiero rendirme, y no quiero quedarme quieta. Lo que me regale la vida? no sé... pero seguro que experiencia. Que es de la que estoy sedienta

violetazul dijo...

Pues oye, yo lo de conocer gente siempre lo he llevado mal... qué se hace? sales con el propósito de conocer gente, y se lo vas espetando a todo el que se cruce contigo?
Yo creo que es otra cosa la que debe servir como propósito, y es no cerrarse a cualquier persona que te plante la vida, ya sea lejos o cerca, en el bar o a través de la pantalla.
Primero interactuar, y luego ver para qué sirve: aprender, tontear, ligotear.. y yo que sé...
Lo importante es no cerrarse, no?
Besos!!!

Nebroa dijo...

Robert, gracias. Gracias...
No cierro puertas, sólo ansío sentir. Pero sin el deje de 'necesidad'. Me gustaría, no voy a negarlo, la cuestión es cómo actuar, qué hacer, cómo moverme, sabiendo que existe ese deseo pero concretando que no sea el único que me mueve. Me entiendes? mmm...

Daniel, pero entonces, si la persona que se muestra en internet, al menos en mi caso está bastante cerca de lo que soy en realidad (aunque no es lo mismo que esto sea una parte de mí a que esto que se ve sea la Ana en su totalidad), podemos entonces enamorarnos con sólo leernos? Si alguien ve mis ojos y mis labios no está viendo a la persona. Si alguien me lee, está viendo más trozo de lo que soy...
Mmm... perdona que me haya ido a mis propias neuras más que contestarte concretamente a lo que diceees!

Nebroa dijo...

Caos... Me gusta tu párrafo!
No tengo prisa, ya no. Una cosa es que haya entendido que me gustaría y otra que eso sea lo único que persigo. No cierro puertas, también he aprendido a no cerrarlas de golpe. Pero lo que decía es si es cierto que cuantas más puertas abra, más posibilidades hay de que entre alguien... Si conozco a más gente, conoceré más afinidades, más diferencias, más hormonas, no? La parte del azar? Se lleva la gran mayoría de historias. Supongo que una cosa no quita la otra. Puede que el amor aparezca en una vida aunque esa vida sólo salga a la calle para tirar la basura por las noches. Pero aumentan entonces las posibilidades si sales más? aumenta el azar cuanto más nos movamos nosotros¿?
Alguien me ha entendido!? jajaj

Nebroa dijo...

Violeta, en esas estamos, cierto. No cerrar, venga de donde venga, 'probarnos'... y a ver qué sale. Cierto es.
Lo de conocer gente para mí es por mi afán de aprender. Sé que en la relación con los demás hay mucho conocimiento, y sabiduría, en tanto nos experimentamos de una u otra forma cuantas más personalidades distintas toquemos con las palabras, las manos o los ojos. No?
Si de esa gente, conozco a alguien que me atrae, si de esa gente, a alguien le intereso... eso sí que no lo sé...
Y además lo de 'conocer gente' no es, como dices, jajaj que vayas soltándoselo a ellos: Oye, soy Ana y quiero conocer gente! jajaj Es sólo que cuantas más cosas hagas con tus horas, es inevitable que aparezcan más cabecitas que descrubrir... Amos digo yo! que no sé nada de la vidaaa!

Robert dijo...

Caos, sí, la primera piedra es el enamoramiento, con el surge algo, una chispa, un no sé qué... Seguro que estamos más de acuerdo si diferenciamos amor de enamoramiento.
El enamoramiento es la base del amor. Pienso que no puede haber amor, carnal de pareja, sin enamoramiento; aunque supongo que habrá excepciones.
El amor a diferencia del enamoramiento exige generosidad, sacrifico, esfuerzo…

Nebroa dijo...

Robert, precisamente el otro día nos cuestionábamos un amigo y yo esa pregunta. Es absolutamente necesario pasar por la fase del enamoramiento antes del amor en calma?

PazzaP dijo...

"El amor a diferencia del enamoramiento exige generosidad, sacrifico, esfuerzo…"

Generosidad, sí, pero... cuidado: sacrificio y esfuerzo son sólo puntales de la ideología judeo-cristiana que tan a fuego está grabada en nuestra cultura, y que tal fielmente saca a escena los "contratos afectivos" que a la postre fomentan los conflictos.

Los trueques sentimentales que concitan las expectativas y que casi siempre obliga a los implicados a limitarse progresivamente a sí mismos a cambio de obtener algo que creen no tener, no pueden considerarse en serio que se han establecido en nombre del amor. Muchos de los elementos que concurren en las relaciones resultan ser los mejores testimonios de que bajo ellos lo que precisamente subyace una honda necesidad de él. No hay más que mirar un poco en derredor y darse cuenta.

Con independencia de lo que todos pensemos al respecto, al amor genuino no le afecta que intentemos hacerlo a nuestra medida supeditada y recortada por un rosario de preceptos. Por suerte, la generosidad del amor es pura incondicionalidad; es un dar que encuentra su recompensa en el dar mismo, por simple motivación incausada, y que sólo puede traducir felicidad.

El amor de verdad es el amor que somos, sepamos o no reconocerlo y hacerlo brotar de dentro, y que provoca un vivo deseo de compartise con otros. El prurito de buscarlo fuera, para amargura de nuestras desilusiones, no nos trae sino sufrimiento.

Nebroa: realmente no sé si se puede obviar o no el revoltijo hormonal que produce el enamoramiento, pero de lo que no tengo duda es de que si tal estado se produce siendo conscientes de ese amor que somos, no hay otra que vivirlo con intensidad y no tener miedo de que se acabe. Y si la relación se termina cuando se agota la bioquímica, es que se tenía que acabar, y en tal caso es mejor que lo haga cuanto antes. Y si no... lo que venga a continuación no podrá sino ser pleno, honesto y maravilloso... haya o no emparejamiento.

PazzaP dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Robert dijo...

PazzaP:
En el amor de pareja la convivencia exige, con generosidad mutua, esfuerzos y sacrificio.
¿No hay en la convivencia perdida de libertad?, ¿coincidirán siempre los deseos de ambas partes?. Esos esfuerzos y sacrificios son el propio amor materializado.

Pero es verdad que, como en el trabajo por amor al arte, el esfuerzo y el sacrificio se transforman en placer.

Robert dijo...

PazzaP:
En alguna ocasión me has aconsejado abrir un blog. Aún no lo he hecho y no se si lo haré. Uno se limita ha hacer comentaría, pero cuando discrepo me parece estar en falso. Quienes tenéis blog os mostráis más.
Gracias