martes, 14 de septiembre de 2010

Otra de tantas

Vuelven a revolverme el estómago,
las carencias, las ausencias, los despidos,
la falta de besos, golpes y abrazos,
lo que imaginé y nunca fue exprimido.
Espirales de castigos,
tú no estás y yo no te olvido,
te pienso aunque te invente,
te aspiro aun cuando estoy ahogándome.
Imaginar el pelo enredado en tus manos,
los susurros en la nuca, los dedos acariciando,
y todo el rastro de cosas cursis
que sólo a los idiotas se nos amontonan aquí al lado.
Montones de pedidos, botellas repletas de deseos,
una escalera de anhelos que nunca lleva al cielo,
te espero aunque no llegues,
te busco aunque lo esté disimulando,
te aniquilo de la realidad forjándote en la escena de mis crímenes...
Me quedo aquí, en la soledad que entra por la ventana,
contándome que no hay a quién besar,
y que aunque quizá un día aparezcas,
esta tarde te has olvidado de mojarme la espalda de vértigo.

10 comentarios:

Zara dijo...

Esperar casi siempre es un error.
p.d: te has vuelto a pelear con mi blog!

Daeddalus dijo...

Esto tengo que robártelo... para no variar...

Lenka dijo...

Lo condenadamente jodido del asunto es que sólo el desamor, la soledad y las ganas nos vuelven tan poéticos. Qué poco te leeremos cuando andes pletórica... (yo, desde luego, desaparezco del mapa)

Es precioso lo que cuentas. Pero no, no esperes. (Ja, qué risa, paya, cómo se aprende a no esperar? Ni puta idea. Sé que de algún modo lo conseguí, pero no me preguntes cómo. Me barrunto que te cansas de esperar como te cansas de estar depre: con tiempo y unas cañas).

Te deseo muchas risas, mucha paz, mucho estar encantada de haberte conocido. Mucho disfrutar de ti, de tus ratos, de la gente que de verdad la goce compartiéndolos. Y sí, claro, te deseo el susto de cojones que te vas a pegar (de esos que molan) cuando el nota en cuestión llegue y te deje la espalda empapada de vértigo.

Ya sabes que ocurre. Doy fe. Ante notario si hace falta.

Besos!

Nebroa dijo...

Zara, he ido a tu blog y he vuelto a engancharme... La entrada de hoy es buena, buenísima. Lo mejor es que lo sabes... Me han encantado las fotos de la derecha, que no las había visto. Tú sabes que te estás poniendo cañón, no!?
Y no, no vivo esperando, sé que no vivo en un error. Ya no...

Daed, es toda tuya, como el resto del blog ;)

Lenka, sé que me entiendes, y sé que me comprendes y compartes, por sentido y experimentado. Lo sé. Mi momento de hoy, o el que se repite de vez en cuando ya no mueve mi mundo, sigue siendo un deseo y he aprendido a no rechazarlo. Quizá sigamos caminos diversos en lo de la reconstrucción. Sigue manteniéndose más no es una necesidad vital. Aunque como sabes, no negaré que por instantes pasa y ocurre todo eso que cuento en frases pequeñitas. No es esa la que soy, más eso existe en todo lo demás. Lo que venga mañana, pasado y al otro no lo sé, no niego ninguna de las posibilidades, y eso es lo que, tal vez, más alas me ha dado para volver a saborear mi presente. Pero no confundir con que ese es EL deseo por encima de los demás, gracias a ti y a otros, a los de más allá y sobretodo a mí misma, ya no estoy donde estaba, y ya no me provocan océanos de desolación las carencias más conocidas otrora...
Sé que me entiendes, y me comprendes... Mua

Lenka dijo...

No me cabe duda de hasta qué punto tienes el timón de tus deseos. Tu camino me ha asombrado desde el principio y lo sigue haciendo.
Y sí, haces muy bien en tener claro que cada fase, cada episodio, cada subida y bajada no es más que eso: un estado. Algo que viene, va, que es real mientras dura y que te hace fuerte.
Sigue tan brava!
Besos!

codeman dijo...

Y si no te olvidó? y si mas bien se preguntó, ehhhhhhh...., ¿podría ser yo?. Y la realidad te dice NO. La realidad le hace evidente que no llega, que le falta, le invita a reconocerte diferente, lejos, ínfimo. Sera quizas que el vertigo le superó, cree que es dificil imaginarte desendiendo a nuestras horizontes, emergiendo de nuestro mares. Estas tan lejos.

No, no te quedes sola, nunca estarás sola. Tanta pasión nunca estará sola, no sabrá seguirte, rara vez sabrá comprenderte. Pero no, le sera imposible dejarte sola.
El te necesita para creer, para saber, para desear, para respirar. Necesita saberte para inventar. Inventa juegos para dar, hace huecos en su cama por si decides llegar, a veces pierde deseos difíciles de confesar. Pero olvidarte no puede, leerte es volver a comenzar.

El también tiene silencios, suspira vacíos, llora olvidos, no le importa tu ausencia, sonríe al hastío, total si cuenta las horas para tenerte, imaginarte, perderte, juega con la madrugada para responderte.

Total, que mas da. Si no estas, rara vez amanece.

Robert dijo...

El amor ideal le exige mucho al real, a veces demasiado. Lo sabemos y hacemos lo que podemos.

Nebroa dijo...

Lenka... siempre me sonrío cuando me llamas 'brava'! Me encanta!! jajaj
Sí, también tú me enseñaste a verlos como estados, no como esencias. Mua

Nebroa dijo...

codeman, es bonito lo que cuentas. No hay un él así en la realidad. No hay un él cercano y pegado aquí en la nuca. Pero es bonito lo que cuentas... Mucho
Aunque suene a poesía y no a realidad

Nebroa dijo...

Si Robert. Sí. Ya lo escribí no sé cuándo, y ya lo hablamos, lo de no matar al ideal aunque aprendamos a saborear lo real. Suelen enfrentarse en demasiadas ocasiones, y como bien dices, hago lo que puedo. Beso