domingo, 5 de septiembre de 2010

O por qué buscar siempre un lugar al que llegar?

Perdida, en medio del camino, del mío, del tuyo y del de todos. Una mísera parte del mundo, de la vida, del terremoto de sucesos y casos atemporales. Yo, aquí. Sin saber hacia dónde ir, ni siquiera de dónde vengo, qué me inventaré para aparecer mañana o qué conductas dejaré de efectuar para liberarme. De qué? ni eso lo sé. Perdida así, sin lágrimas, sin pena, sin dolor. Ahí, aquí, en medio de la nada, o del todo...
Porque hay momentos de esos en los que mirarte al espejo de poco sirve, mirar a los demás no te enorgullece, mirar al de enfrente no hincha los pulmones, al de detrás no interesa... Aquí, sin motivaciones supremas, sin ilusiones concretas, sin límites, sin miedos, sin objetivos y sin pasado. Aquí, en medio de no sé dónde... Qué sensación más rara...



11 comentarios:

Daniel Rioja dijo...

Siempre nos quedará tu blog ;)

Fiebre dijo...

Nebroa, deberías aplicarte un poquito la teoría "pegamento" de la que hablo.

Aunque sé que de vez en cuando lo haces, luego me vuelves a perderte y sabes que me dan ganas de sacudirte de los hombros, poner tu cara enfrente del espejo y decirte que eres la caña de Egpaña.

Un beso niña.

Ainhoa dijo...

Hoy también me encuentro así...será que es domingo?

silvo dijo...

Quizás las ilusiones superen siempre lo que nos rodea, el lugar a donde llegar es la armonía del interior con el entorno, está en cualquier parte pero no acabamos de encoontrarle, besos Nebroa

Zara dijo...

Fiuf... pos no sé tú, pero yo odio esa sensación

Robert dijo...

No, lo que quiero decir es que después de la tormenta viene la calma. Y que cuando uno se siente en blanco, sin saber muy bien dónde se encuentra, puede sentirse en paz. Saber saborear ese estado puede ser enriquecedor, pero no es fácil, la mente pide coordenadas para volver a funcionar. La mente no descansa ni cuando dormimos. Me parece que estar en blanco nos acerca a la meditación, a la lucidez.
El blanco contiene todos los colores, todos los recursos para seguir avanzando.
Pero cuando uno se siente como te veo en este post, quizá sólo sirva hacer algunos ejercicios de respiración, y dejar pasar el tiempo.

mi dijo...

Eso son paradas en áreas de descanso.

Y después a seguir el camino.

Guapérrima.

jok dijo...

sera una locura,,,pero creo que es la luna la que marca los ciclos,,,,,segui mos menguando,,,,despues seremos crecientes.

Nebroa dijo...

Daniel... Gracias. Nos quedará? a mí sí, es mi rincón. Así, soltando palabras me libero de muchas de mis contradicciones. Gracias

Fiebre, me encuentro a menudo, es innegable, más que cuando nos conocimos, pero no, no estoy siempre BIEN, a veces suelto aquí paridas, gilipolleces varias y emociones dispares, también esas las necesito, para mirarme desde fuera y volver a sentir cuál era mi camino y cómo volver a emprenderlo en cada jodido instante... Mua

Nebroa dijo...

Ainhoa... Domingo. Domingo tarde. Oscurece... Ufff, mezcla demasiado explosiva para sensibles ;)
Espero que tu lunes sea mejor que el mío!

silvo, lo encontramos, de vez en cuando, muchas veces, en abundancia, pero aquí, en esta que escribe, no se mantiene PARA SIEMPRE. Así debe ser, supongo

Zara, lo has expresado a la perfección: Fiuf! Eso es!!!

Nebroa dijo...

Robert, efectivamente no era este el momento de lucidez, sensatez y calma. Era de los otros blancos, los que llevan más sombras de las que me gustaría... Los otros? los otros también están, pero no era este el caso de uno de ellos. Y sí, la mente, acertado comentario el de que siempre necesita coordenadas para seguir viviendo