viernes, 17 de septiembre de 2010

Not require

Así todo marcha mejor, aquí no hay derechos, ni la vida te prometió más que la facilidad de respirar... No me debe un sueño, ni quiero enfadarme con las noches porque las estrellas no me traen un gin tonic con hielo pequeño, qué más le dará a las nubes que yo me muera por subirme en ellas, o si pienso que las cimas de las montañas son demasiado altas para escalarlas... Sólo soy yo y mis pensamientos, que a veces se vuelven caprichosos y le piden a dios experimentar un cuento.
Todo avanza y casi todo se esfuma, lo de fuera, lo externo, lo distante y lo que anda alejado del centro. Quedo yo, que además también me muevo.

3 comentarios:

Zara dijo...

mm
me gusta.
Pensaré así cada vez que me ponga gilipollas y piense que la vida me debe algo.

Robert dijo...

Este que describes no es un mal sitio, pero puesto que te mueves mañana verás otro horizonte.

Nebroa dijo...

A mí me ayuda Zara, me ayuda bastante...

Robert, espero que aun en movimiento, haya cosas que se mantengan un tiempo, y si tienen que cambiar, que sea porque me enriquecerán más aun ;)