miércoles, 29 de septiembre de 2010

¿Me estás contando que gran parte de eso que llamamos vulgarmente amor sólo responde a la química, a las feromonas y la madre que las parió, a algo que no controlamos y que, por consiguiente, bien podrían definirnos como marionetas que se arrastran sin tener ni idea de casi nada y mucho menos de qué es lo que nos mueve a enamorarnos?
Pues vaya...


16 comentarios:

k dijo...

No, eso no es amor. Eso es lo otro.

Gata dijo...

Pues va a ser que sí y además tiene fecha de caducidad, así q ya sabes...a quemar carretera ;P
muack
(cuanto tiempo no? no tengo vergüenza, usted perdone, he estado muy ocupada con la cabeza debajo del edredón) Ya salgo..a poquitos voy
Otro muack

Daeddalus dijo...

Eso lo explica todo... yo vengo defectuosa de serie.

Anónimo dijo...

YO NACI SIN ESA FEROMONA..N

solitaria dijo...

Y es que...no somos mas que animales,¿racionales?,eso unos mas que otros...
Pero ,¿y la gente que se enamoraba por carta?,eso desmonta la teoría..Besis

40añera dijo...

Menudo chasc, ¡que ilusa que soy!
Un saludo

CAOS dijo...

Pues sí, pues vaya, pero...quizá por eso es tan inexplicable, no crees?
Yo prefiero eso, a que esté todo escrito en un libro...

besos desordenados

hijoeputa dijo...

Pues sí, señorita. Somos esclavos de nuestros cuerpos, unos más que otros, pero bueno.

Robert dijo...

Sí, nada más y nada menos que animales racionales, eso es lo que somos.
Más en el enamoramiento que en el amor, pero la química siempre juega un papel determinante.
El amor y la inteligencia no son ajenos a otros animale; en estadios primitivos se encuentran presentes en algunos animal. El hoy por mí y mañana por ti está presente en las relaciones de convivencia de muchos animales. Se ha estudiado el curioso comportamiento en los simios que estando en jaulas separadas por cristales reclaman para sus compañeras el mismos alimento que ellos. También hay comportamientos de puro altruismos en el que individuos ponen en peligro su vida en beneficio del grupo. Ante la presencia de un depredador algunos animales se hacen visibles, poniéndose en peligro, para dar la alarma. Las madres murciélago enseñan a las madres novatas a amamantar a sus crías; con esto no ponen en peligro su vida, pero con ello no hacen nada que repercuta directamente en sus intereses como individuo.
La generosidad y el egoísmo se encuentran en nuestro comportamiento y en el de otros animales; tanto en animales como en humanos uno puede dominar más que el otro. Cuando en los recintos de chimpancés se entrega a un individuo una cantidad de alimento éste es propietario del mismos, y será él quien lo distribuya con sus compañeros. Cuando es el más egoísta el que distribuye el reparto será menor, pero cuando sea otro el que reparta el egoísta será el que menos reciba. En el comportamiento de los simios se observan de forma primitiva comportamientos de egoísmo, alianza, amistad, traición, etc.

Robert dijo...

National geographic abril 2007
(Legadema es una joven hembra de leopardo)
Pese al profundo temor que le inspiraban los babuinos, Legadema mató un día a una hembra adulta. Cuando descubrió a una cría aferrada al pelo de la madre, la situación dio un giro extraño. Inocentemente, el pequeño babuino tendió los brazas a Legadema, aceptándola como su nueva madre. Al principio ella pareció confusa, pero durante las cuatro horas siguientes estuvo mirando al bebé; después lo limpio con la lengua y, cuando el pequeño empezó a chillar, lo llevó a un lugar seguro, en las ramas más altas de un árbol. Al final, los dos se acurrucaron juntos y se quedaron dormidos. ¿Estaría sintiendo Legadema un precoz instinto maternal? Antes de terminar la noche, el frío se cobró la vida del bebé indefenso, y Legadema lo abandonó para volver a asumir su papel de depredadora y alimentarse del cuerpo de la madre del babuino.

Robert dijo...

Sí, nada más y nada menos que animales racionales, eso es lo que somos.
Más en el enamoramiento que en el amor, pero la química siempre juega un papel determinante.
El amor y la inteligencia no son ajenos a otros animale; en estadios primitivos se encuentran presentes en algunos animal. El hoy por mí y mañana por ti está presente en las relaciones de convivencia de muchos animales. Se ha estudiado el curioso comportamiento en los simios que estando en jaulas separadas por cristales reclaman para sus compañeras el mismos alimento que ellos. También hay comportamientos de puro altruismos en el que individuos ponen en peligro su vida en beneficio del grupo. Ante la presencia de un depredador algunos animales se hacen visibles, poniéndose en peligro, para dar la alarma. Las madres murciélago enseñan a las madres novatas a amamantar a sus crías; con esto no ponen en peligro su vida, pero con ello no hacen nada que repercuta directamente en sus intereses como individuo.

Robert dijo...

La generosidad y el egoísmo se encuentran en nuestro comportamiento y en el de otros animales; tanto en animales como en humanos uno puede dominar más que el otro. Cuando en los recintos de chimpancés se entrega a un individuo una cantidad de alimento éste es propietario del mismos, y será él quien lo distribuya con sus compañeros. Cuando es el más egoísta el que distribuye el reparto será menor, pero cuando sea otro el que reparta el egoísta será el que menos reciba. En el comportamiento de los simios se observan de forma primitiva comportamientos de egoísmo, alianza, amistad, traición, etc.

RJ.. dijo...

Enamorarase, es una evidencia cientifica que dice que si es la química....pero no creo que eso tenga que ver con el amor....el amor es otra cosa, tiene eso...las hormonas y por supuesto, la madre que las parió, eso es imprescindible..jjajajajja...vamos lo mmás importante, lo de la que las parió....pero tb es algo más que yo no puedeo definir....ale...

Lenka dijo...

Sí, posiblemente sea eso lo que marca el "ese me gusta" y el "ese no". Porque muchas veces, podemos explicarlo racionalmente??? Ni de coña. Luego hay más. La química o se confirma o se disuelve rápido. O se queda en eso y no va a más. Depende.

En cualquier caso, no creo que nos convirtamos necesariamente en marionetas. Puede que yo no pueda explicar qué me hizo colgarme de él en cinco cafés, pero sí puedo explicarte por qué dije sí y por qué sigo al lío. Y eso tiene una parte totalmente racional. Me hace feliz. Por múltiples y palpables razones.

El truco está, supongo, en que la química no nos deje lelos. Al menos no hasta el punto de que nos neguemos a ver más allá, incluso cuando no hay nada que ver, o nada bueno. Ahí sí que podemos acabar hechos unos títeres, como bien sabemos ambas dos. Química y sesos me parece una buena fórmula.

;)

Lenka dijo...

Por cierto!!! Cuando te enamoras por carta, por internet o de cualquier otro modo "no presencial", también hay química. Seguramente faltan feromonas (como archivo adjunto no pueden mandarse, no???) pero tú mismo te haces una química pasmosa. No le ponemos al otro voz, cara, ojos, manos, boca y toíto lo demás? Podemos construirle perfectamente en base a lo que sabemos o creemos saber, lo que intuímos, lo que imaginamos... y ya tienes el chute listo.

hijoeputa dijo...

Lenka, jajajaja, tú si que sabes.
Lo de los medios no presenciales es un tema escabroso, supongo que tú cerebro se autodopará.
Por cierto, la química del enamoramiento dura 2 años y medio.