viernes, 24 de septiembre de 2010

Lo único que importa

Me quedo con lo salvaje, pasional, bestial, visceral, lascivo...
porque lo tierno, dulce, sosegado y tranquilo es lo que yo siempre le regalo a mi alma

Para que nunca se me olvide que sólo estando en calma podré disfrutar de todo lo demás



12 comentarios:

40añera dijo...

El contrapunto perfecto para paladear

guille dijo...

Algo lascivo y sosegado pudiera no estar mal.

Creo que sabes disfrutar, me da que si.

Pero las jovencitas exigentes siempre quieren mas y mejor.

...como debe ser.

Anónimo dijo...

Papa llama ....me has definido ...jajaja que bonita entrada...N

Frida la llorona dijo...

Ying-Yang de nuevo......
El equilibrio justo...pero que difícil es verdad?
Me va más la parte Yang, la primera que describes.....ni puedo ni quiero evitarlo, debo aceptarlo.
Siempre me gusta lo que escribes, lo sabes....

Robert dijo...

Te diría que en mi opinión el alma no existe, pero el alma a la que creo que te refieres si que existe. No es el elemento inmaterial y puro que transciende al cuerpo, si no que es aquello que define lo que somos. Aunque al definir el alma la has dejado en buen lugar, a mí me parece que la has pintado como una tirana por haber desterrado de su esencia lo salvaje, lo pasional, lo bestial, visceral, lascivo… Dices que teniendo el alma en calma podrás disfrutar de todo lo demás, pero yo pienso que el alma no puede estar en calma si no integra ese “todo lo demás” al que te refieres. De hecho pienso que, contra lo que dices, el alma también es “todo lo demás”; al dividirla, como intentas, se produce un conflicto en su interior en el que ambas partes se radicalizan y nos alejan de la felicidad, de la calma.
Hoy veo en el comentario de Frida el resumen perfecto, Yin-Yang. De todos modos, donde estarían nuestros comentarios sin tus post. Nos haces pensar.

RJ.. dijo...

Con robert, en este tiempo que llevo leyendo, me siento muy identificada aunque los comentarios sean diferente...

Creo que si uno se permite la parte animal, es cuando a mi parecer sale la verdadera esencia de las personas...el instinto...sin pensar...solo sentir y dejarse llevar...coo un niño de dos meses al mamar...solo satisface necesidades básicas y no finge , solo fluye....

El lado dulce, el sosegado etc...puede tb formar parte de nuestra esencia...pero ese si se puede manipular, opino que en este estado mas calmado, al sentir esa calma , sí se puede fluir, que duda cabe, pero seguro que da tiempo a pensar, en las pasiones desatadas, el tiempo para pensar, al menos en mi caso...no existe...solo siento...un beso

Nebroa dijo...

Para mí así lo es cuarenta, la base desde la que puedo empezar a cabalgar. ;)

Jovencita exigente guille? jajaj... Bueno, sí, siempre quiero más, no puedo negártelo. Mmm.. lascivo y sosegado, vale, me lo quedo también.

Ene! jajaj el papa llama me ha convencido!

Frida, a mí también me gusta esa, por eso digo que me la quedo. Pero en el fondo, detrás de eso, allí, donde apenas se percibe, me gusta la calma interior, la paz cercana e íntima. Desde ahí creo que se puede vivir todo lo demás. Mua

Nebroa dijo...

Robert, tú sí que me haces pensar a mí. El alma de la que hablas, tan imposible definir, es mi esencia, digámoslo así. Yo, conmigo misma, no puedo estar en desacuerdo, no puede haber conflictos, no puede haber malentendidos, esa es la calma a la que aludo. Conociéndome, perdonándome, no juzgándome, queríendome. Ahí está la calma. Luego viene lo pasional, lo lascivo, lo alterado, lo sorprendente, lo visceral... El corazón que se mueve, que se derrumba, que se inquieta, que no cesa de sentir. Pero allá, aquí, en lo más profundo, debe haber calma.
Tú siempre trasciendes a mis palabras, vas lejos, lejísimos, las llevas al extremo (aun habrá más extremos, seguro), las llevas a ese punto tan mágico que necesito para nutrirme. Por eso me gusta tantísimo que vengas.

Nebroa dijo...

Erre, te entiendo, comprendo lo que dices, pero la calma a la que yo hacía alusión es la que le describo a Robert, cuando me siento así por dentro, aunque como dices, tenga tiempo para pensar, no me paro en los pensamientos, no los escucho, ellos van a su bola y yo a la mía, sabiéndome grande por dentro, enorme, hasta maravillosa... Esa es mi calma. Y desde ella sí, quiero vivir todo lo primero que cito, el vendaval, el terremoto, las pasiones, la lujuria, el movimiento constante... Mmm... Más o menos! jeje. Gracias!

RJ.. dijo...

Ahora entiendo todo y tb sé lo que dices xq he tenido el placer de sentirlo, aunque en pocas ocasiones....pero debo reconer que es impresionante...garcias por explicarme...

Amber dijo...

Fíjate, Ne que yo tb me he quedado con eso y en alguna ocasión que otra me han tildado de putona... ¿Te lo puedes creer? ¡Cómo si sólo ellos pudieran pensar así!

Y por cierto, coincido con Robert en lo que dice sobre el alma.

Una sonrisa a AlmA AbierTa,

Amber

Nebroa dijo...

Ah! Somos putonas!?!? dios! qué emoción! Me haré un cartel! Ohh síii! somos guarrillas! jajaja
Que les den a todoos!