jueves, 23 de septiembre de 2010

It's a town full of losers and...

Y vino a regalarme canciones cuando los amaneceres lo parecían, antes, cuando me creía dueña de sus letras, protagonista de sus historias...Empezó entonces, cuando el alma me pedía emociones, versos, besos y música. Apareció, surgió, se mostró, como si nunca antes hubiera estado, y en aquel preciso instante nos diese a los dos por subirnos al mismo coche a cabalgar con todos los caminos por delante... Porque es mío, aunque sea de millones de corazones, porque así lo siento, y así se lo consiento, sólo a él, por encima de todos los demás que quisieron entrar a atravesarme las ganas de continuar... Vino, llegó, y me venció. Vendida ante él, lo que diga, lo que cante, lo que exprese... Pasión que dirían algunos, miedo que dirán tantos otros. A mí qué más me da? me posee cuando quiere, cuando me dejo y hasta cuando se me olvida que existe. Y ya ves, sabiendo que jamás sabrá que vivo, o que tiemblo en sus conciertos, o que puede destrozarme su voz por dentro, o moverme los pies cuando no me entero... Cumple años, y yo quiero ponerle velas en el alma, iluminarle las canas, las ansias y las entrañas... Para que cante, para que escriba, para que recite. Para que se le llene el corazón de misterios, de preguntas, de dudas y de esperanzas, así seguirá cantándome, por las noches, cuando el mundo se apaga y se despiertan todos los espíritus a los que por el día se les apagan las ganas... Para mí, para la llanura acústica donde me contoneo despierta y para el costado rockero sin el que nunca podría subirme al cielo... Brindo por él, por lo que me ha dado, por lo que me robó y por todos los kilómetros que nos quedan por inventar sin movernos del rincón que guardo en esta azotea...

4 comentarios:

Sese dijo...

Sólo me apetece acordarme en este momento de ESE Thunder Road. Ahí estábamos (supongo que tú también) viendo que volvía a escuchar la canción de mi vida en directo. Esa extraña sensación de los bises que cada nota te golpea el alma, la dicha del momento se mezcla con la sensación que el concierto se acaba, otro más, y piensas ¿cuándo otra vez? y acabar gritando con la escasa voz que te queda "It's a town full of losers and I pulling out of here to win" como si fuera la primera y ultima vez

SALudos (con tu permiso vuelvo a darle al play)

Nebroa dijo...

Sese, he vuelto allí, a aquel 16 del 10... Decía hoy Daed que su 21 de abril pertenecía al 93, no? El mío es ese día, ese dieciseis del diez... Y sí, los bises, lo que sabes que es la última canción, supongo que no tiene precio, querer cantarla con los pulmones y al final que te acompañen las lágrimas... Madre mía! he llorado poco en los conciertos de bruche!! jajaj... En fin, que sí, que le damos al play. Mua

I came dijo...

no sé si son 15,16 ó 20 pero lo único que sé seguro es que si hay un momento número 1...es ese.

Nebroa dijo...

Came... Quiero pensar que aun nos queda otro número 1 que vivir :)