sábado, 11 de septiembre de 2010

Ideas lejanas a la realidad

Aunque se empeñen en transformar la verdadera en una propia y por tanto, sospechosamente incierta:
-Nunca encontraré lo que busco
-Nadie logrará entenderme
-Quién va a quererme?
-No me volveré a complicar los días
-Paso de seguir esperando nada
-Acaso nunca me esperarán?

Por suerte existen las otras versiones, las reales, las razonadas, las que caen por su propio peso de tan lúcidas y sensatas que se manifiestan.
Las de arriba existen, y no creo que desaparezcan con la varita mágica, otra cosa es que pueda convertirme en hada madrina de vez en cuando y volar lejos de ellas cuando empiezan a dejar su intenso olor a podrido