martes, 21 de septiembre de 2010

Arrinconando espirales

Me apunto a un curso de creación literaria, que lo mismo encuentro chispas que motiven mis ganas
Y me tomo un café con Este, contándonos lo que queremos y lo que no, y que qué casualidad que lo que tenemos es lo que no queremos y viceversa...
Y luego me quejo por no tener trabajo, no, es mentira, me quejo de no tener dinero, de necesitarlo para hacer lo que quiero
Y mientras me revuelvo por dentro, me llamas y me invitas a volar al cielo, aunque no sepas si tienes cielo ni yo cuente con paracaídas para la vuelta...
Y después apareces tú, más tranquilo pidiéndome paciencia, que ya sabes que no la tengo, pero que se me despertó contigo, porque tú sí la tienes y también aprendí a aprender de ti...
Y luego me dice el arquitecto serio que no me pagará lo que quiero, y el otro que me debe no descuelga el teléfono, y el que ya sabe lo que ha de darme ni da señales de vida...
Más tarde me encuentro con sus letras, que me quiere descubrir por dentro, que si escribo mucho y templado, y que tal vez me quiere alcanzar con los brazos...
Y sigo queriendo bailar un tango, y lo tengo ahí al lado, pero hasta para los placeres más básicos, tiene el dinero la voz más alta...

Café, copa y soledad, va a ser eso lo que más necesito.
Mírame, cuando hace un rato sólo pretendía que me atravesara el alma un beso de los buenos...

5 comentarios:

Robert dijo...

En la medida de lo posible disfruta del tiempo. Acostumbra a pasar que cuando tenemos tiempo no tenemos dinero, y cuando tenemos dinero no tenemos tiempo.

Anónimo dijo...

Sí, yo me he decidido por el tiempo, pero se me acabará si no consigo el dinero. Pero es siempre el tiempo.
Y yo sólo pretendía espolear un talento y ahora mira...
Gracias

silvo dijo...

Lo que tenemos no lo apreciamos y o que no lo deseamos,parece una maldición, besos

guille dijo...

Con lo bien que has escrito esta entrada, no se si necesitas ningun curso de creación literaria.

Me apunto que los arquitectos no pagan.

Me ha gustado tanto que tendre que hacerte un homenaje (y ya se como).

RJ.. dijo...

Ni te imaginas como puedo llegar a comprenderte...