miércoles, 4 de agosto de 2010

Y entonces llegó eso de saber verdades y olvidar que todo se podía imaginar... Y volvieron a abrirse siete mil caminos por los que bucear, aunque increíblemente una estuviese segura de que nada nuevo nos fuese a brindar el sol... Crecían las ganas y la curiosidad, será el hambre, la sed y el vacío. O será el presente, el ahora y lo que existe. O una mezcla de todo...
Soy un espacio limitado en el que cabe el universo, hay menos filtros, menos velos, menos embudos. Hay más cristales limpios, más moldes donde meter sonrisas, más ganas de vivir...
Y me esforcé por llegar aquí, aunque el aquí no sea como el allí que imaginé...

3 comentarios:

violetazul dijo...

Serás asquerosamente sensible.... pero escribes... asquerosamente bien!!!
Besos!

elcheli dijo...

una orilla donde descarga el mar siempre es una buena orilla.
y si, escribe muy muy bien

Nebroa dijo...

Violeta! Gracias... Que se me suben los colores mujé! Mua

Cheli, bienvenido... Suena bonita la orilla que describes ;) Gracias!