miércoles, 18 de agosto de 2010

Preocupaciones en el tiempo

Empiezan a dar vueltas las mil opciones que sobrevuelan la única. Relleno el escenario con idas y venidas... cuando vengo a darme cuenta mi preocupación está viviendo en el futuro y se le ha olvidado que ni siquiera el presente ha sucedido. Así vaga mi mente por el cielo vital. Así se infla de alimento, se satura de momentos y termina agotada en el primer estanque del sendero. Soy consciente, me miro y sé en qué me convierto, he olvidado pisar el suelo y sólo he inventado un instante eterno. Tan eterno como lo que yo misma sea capaz de mantenerlo. Luego vuelvo al ahora, donde no hay planes, ni certezas, ni sentencias, consigo volver a lo que era, un 'no sé nada', sólo infinitos caminos abiertos...

Cuánto tiempo 'pierdo' preocupándome, pensando, analizando lo que aun no ha sucedido? Soy consciente de a qué lugar del tiempo me han llevado mis ideas? En qué se basan estos vaivenes en el espacio? Acaso al ego no le sirve lo único que tengo? He de inventarme quehaceres internos para no morir de aburrimiento? Por qué a la inmensa mayoría de preocupaciones les gusta jugar con lo que será el futuro incierto? Y por qué la preocupación se convierte en alimento?

2 comentarios:

Zarzal dijo...

Chica, parece que vives en la NADA. Contigo podrían haber hecho un episodio de "La dimensión desconocida" (The Twilight Zone).

Si quieres confirmar lo de la NADA, grita algo y espera a ver si se escucha el eco. :)

Nebroa dijo...

En mi nada hay tantas cosas que no caben más, sobretodo algunas...