martes, 17 de agosto de 2010

No hago lo que se supone que debe hacerse con las horas, no ocupo el tiempo en trabajo, ni en tareas varias con finalidad productiva, no voy ni vengo aunque no pare de ir y volver. Hay una parte de mí que quiere sentirse útil, con la cabeza en su sitio y los pies en la tierra. Otra parte me cuenta que puedo aprovechar los días para no hacer absolutamente nada salvo lo que me apetezca. Se encuentran a mitad de camino, entre el que dirán, qué pensarán y qué me diré a mí misma cuando piense en mis días... Hay pelea sin sangre, encuentros sin heridas y contrastes dialogando. Yo no sé quién soy, si una de las dos partes o el escenario donde se produce todo lo demás... Otra etapa, supongo, pero lo cierto es que no acostumbro a bañarme en libertad y a veces me siento extraña dentro de mi propio cuerpo...

8 comentarios:

jok dijo...

me contradigo con frecuencia... me habitan multitudes.

Daniel Rioja dijo...

Nebroa, ¿seguridad o libertad? ésa es la cuestión...
Un saludo.

Zarzal dijo...

Nebroa, creo que tengo la solución para eso que dices, es un gran invento, uno de los más antiguos de la humanidad, por no decir el más antiguo. Unos lo llaman tiki-taka, otros ñaca-ñaca, algunos edredoning... en fin la lista sería interminable. Yo lo llamo sexo y punto. Con él aprovechas el tiempo que no veas, haces deporte, eliminas toxinas (entre ellas la de la mala leche, que es la peor), te sientes útil (siempre que sepas hacer que el otro pierda el mundo de vista), y encima es de esas cosas que no sé qué aditivo le echan que siempre apetece. Y placentero ni te cuento (siempre que el otro sepa hacerte perder el mundo de vista). Yo lo he probado alguna vez y es lo máximo, mejor que las pastillas para el dolor de cabeza y demás. Pruébalo que no te vas a arrepentir.

(Aquí iba una de las fantasías sexuales que tengo contigo, pero me he extendido tanto con tanta onomatopeya y tanto detalle, que la página ha acabado dando un error, así que he tenido que borrarla para que me aceptara el comentario. Otra vez será, jeje.)

Un beso con fundido en negro.

Nebroa dijo...

Jok, así es. Pero dónde quedamos 'nosotros', somos entonces el escenario donde cabe todo lo demás? somos los que, mirando desde el balcón, optamos por una u otra nube de pensamientos según nos venga bien?... Pfff

Daniel, me ha encantado tu cuestión. Ahora, cuando más segura me siento, es cuando más libertad tengo. Cuando aparece todo eso que cuento no es más que haber perdido de vista la primera de las dos que citas :)


Zarzal! Puedo ocupar mi tiempo con sexo (lo de puedo es un decir), pero es finito, a no ser que no seas humano, que todo puede ser en esto del mundo virtual... Pero cuando acabe, qué le cuento a mis otras horas? O acaso insinúas que si tengo más sexo del habitual esas preguntas ya no me surgirán?! :p

guille dijo...

Me gusta tener tiempo para no hecer nada.

Me gusta hacer lo que me toca (aunque entre una y otra me gusta vaguear un ratito).

Nunca dejo que me toquen tantas cosas que ocupen parte del tiempo de no hacer nada.

Y si, si practicas mas sexo tienes menos horas perdidas.
Y parte de tu imaginacion (en los momento de pausa) se ocupa en pensar en nuevas posibilidades.

Zarzal dijo...

Nebroa, has captado la idea a la perfección. Y si el habitual es ninguno, como pareces insinuar, pues entonces ni te cuento, jeje.

Vaya ahora sí tengo espacio para contarte una de esas fantasías sexuales. Pero, nah, mejor otro día.

jok dijo...

somos todos ellos y nos renovamos en cada momento,,, ,,,y ojala pudiera decidir sobre eso.

Nebroa dijo...

guille, me gustan tus gustos

Zarzal, las fantasías son como el silencio, en cuanto las cuentas desaparecen

Jok, entiendo. Entonces no hay elección? o mejor dicho, no siempre la hay?