martes, 24 de agosto de 2010

Me interesa el tema, tanto que mueve mis días, mis horas y casi todas las palabras que se cruzan con mi lengua al salir a pasear... Sé que el interés no puede esconderse, arrinconarse ni funciona con él lo de las varitas mágicas que vuelven invisibles los objetos más pesados... Y eso es lo que es, un objeto pesado, grande, un alimento de peso que revuelve mi estómago mental en cada instante. Soy consciente de que parece que me hubieran lavado el cerebro, que la mente, sus acepciones, lo psicológico y nuestras conductas más básicas se han convertido en el centro del universo que me permite volar... Y tanto me interesa y tanto se ha instalado de ocupa en mi cabeza, que hasta me pregunto qué mueve a eso que llaman ego a sentir pasión por lo expuesto... ¿También está detrás el control exhaustivo de todas mis actitudes? ¿O es que de tantas cárceles que visité es esta la única vía de acceso a la libertad?
Pasopalabra... Total, casi nunca hay respuestas convincentes, o es que acaso todas pueden llegar a serlo

5 comentarios:

jok dijo...

cual de tus cuatro egos:el intelectual,el emocional,el sexual o el corporal.......?




No se vive en una sola via.El perro tiene cuatro patas,aunque marcha por un solo camino.

Robert dijo...

¿Cómo poder observar el todo para comprender, y así poder digerir los objetos más pesados?

Recupero parcialmente la contestación a tu respuesta del sábado:
Sí, somos todo aunque no nos lo creamos. La mente funciona dividiendo, comparando, midiendo. Y el referente es un yo ideado por ella. En la comprensión de la irrealidad del yo se encuentra la barita mágica que disipará el conflicto generado por la mente. Una mente biológicamente evolucionada para solucionar problemas reales, haciendo uso de la abstracción, la fantasía, la razón, etc.

La solución del conflicto (lo que es y lo que no es) no pasa por dividir el yo en distintos yoes, egos.

PazzaP dijo...

Las únicas respuestas convincentes son las propias, ergo todas pueden llegar a serlo en tanto cada una sólo ocurre realmente dentro de uno mismo.

La vía de acceso a la libertad, no sé si la única, pero sin duda demostradamente eficaz, es la ausencia de juicio en tanto represente un límite inapelable.

Buena pregunta Jok.

Buen comentario Robert. es una pena que no tengas blog...

Robert dijo...

PazzaP.
Comentario bueno, el que tú has dejado en el post siguiente:
“Eso, no lo mates, que en el pasillo del cielo hacer el amor es divino.”

El humor es el mejor puente entre el sentimiento y la razón.

Nebroa dijo...

jok, qué grande eres jodío!
Sí, es el ego intelectual el que se alimenta de ello. En las otras 3 patas tengo más cosas...

Robert, tan interesante como siempre. La solución pasa por observarlo todo a la vez? que no soy una parte, ni la otra ni la de en medio? que soy todo? Que es la mente la que divide y que yo no soy esa mente?... Anda ven y sigue contándome cosas

Paz, síp. Una vez más. El juicio, detrás de lo hecho y pensado. A veces es una barrera inquebrantable, y es entonces cuando más me cuesta avanzar... Juzgar hasta lo trivial, pasando por lo trascendental. De eso se encarga la misma mente, ella lo crea, lo piensa y además lo expone al juez instigador. Y donde se produce toda es lucha es el escenario que peor parado queda. Yo misma...

Robert, a veces no lo hago, pero cuando me da por ahí, guardo muchas frases de las que leo en un archivo power word! De las que enriquecen, cuentan verdades y me llegan adentro... Esa última frase que has puesto ha ido directa allí!