lunes, 9 de agosto de 2010

Hay demasiadas relaciones que parecen cárceles, de amor, de lazos, de cadenas forzadas... hay amor que apresa, que retiene, que enreda... hay calor y luces girando, caricias, eternidad y consuelos de madrugada, tan ardientes que queman el alma, el corazón y las huellas. Hay relaciones que machacan, coartan, alborotan y cabalgan demasiado sobre mesetas de voces, gritos y reproches silenciosos. Hay rutinas que convierten el destino en pasos encontrados, paredes de carbón, tapias de acero, muros donde no lamentarse nunca por todo lo que se perdió... Hay un amor que te convierte en lo que el otro quiere y no en lo que tú deseas, un amor que pregunta, cuestiona, interroga y decide... Hay amores que te ponen el antifaz en los labios, la corona delante de los ojos, que te convierten en la princesa que termina creyendo que dentro del castillo eres libre, dueña, señora y poderosa. Hay amores que no parecen tales. Hay amores llenos de miedo, de pánico al imaginar la ausencia. Hay demasiados amores de ese tipo vagando por el mundo que piso...
Yo no quiero un amor así, si es que aun se le puede llamar amor y si es que aun puedo pedir algo

11 comentarios:

caperucitaferoz dijo...

Preciosa entrada, qué dificil es el amor,o nosotros lo complicamos? cuanto sentimiento, a mí me gusta sentirme la princesa dentro de mí castillo.
Un saludo.

hijoeputa dijo...

Cuando es amor da igual como sea, por que no te vas a dar cuenta. De estas cosas sólo te das cuenta cuando ha terminado y estás fuera. Por lo tanto, que venga el amor, sea como sea, ya lo analizaremos cuando se vaya y lo pondremos a parir como se hace con los ausentes en cualquier conversación.

violetazul dijo...

yo creo que amor amor, no es exactamente el mejor sustantivo para esta conducta..
y de ese "amor" que me libre el Universo!
.. y niña! duerme algo, que si no vas a terminar sin disfrutar!

El silencio y otras palabras dijo...

Nunca me han gustado los castillos y jamás he querido ser princesa... ¡pero cuanta pasión le pongo a mis cuentos!

silvo dijo...

!Cómo describes el amor de la mayoría!, no es ese amor el que se quiere no y muy pocos lo soportan, el caso es que sabemos que el maor es libertad, es el sentimiento quien debe actuar y no normas o adaptaciones, besos Nebroa

Robert dijo...

Estos artículos, acompañados de comentarios como el de hijoeputa, no tienen precio. Como decías el otro día, el humor es cosa seria.

CM dijo...

Tú tendrás amor del que deseas, te conozco demasiado... ;)
Y si alguna vez me parece que te estas equivocando... te lo dire (o te lo diremos)...
No sufras (aún)

Besos

Diferido dijo...

Yo tampoco quiero un amor así... Y claro que puedes pedir, pedid y se os dará, que dijo no sé quien...

hijoeputa dijo...

Gracias Robert, jeje.

PazzaP dijo...

Haces bien en no quererlo, porque todo eso, más que amor, es el desierto de no sentirlo dentro.

PazzaP dijo...

Y ahora que sabes lo que no quieres, céntrate en lo que sí, y... pídeselo al Universo sintiendo como que ya lo tienes; y él, a cambio, llenará tu recipiente de parabienes.