domingo, 1 de agosto de 2010

Growin' up

Aprendí a escucharme con atención, a buscar mis recovecos, a trasladarme entre mis propios laberintos, a conocer mis secuelas, mis esperanzas, mis miedos y mi esencia. Me equivoqué tantas veces que inventé una Ana en cada esquina, tres personajes en la mente, cuatro individuos que sentían por mí y cinco maneras de contármelo. Me disfracé de loca, soñadora, irresponsable, vacía, triste, optimista, luchadora, valiente... fui la cobardica del juego de niños, la guerrera en las batallas románticas, la princesa que promete reinos con hechizos y la que muere en los buenos finales de las grandes películas... Y llegué a un lugar en el que, conociéndome más que nunca, resulta que todas somos, todas estamos y todas valemos. Que las cualidades las tengo, que también existen defectos, virtudes y talentos, y que todo lo que soy, lo puedo seguir siendo...
Las llanuras que me acogen crecen cada día, donde puedo reinventar lo conocido o idear lo no sentido... No te cierres jamás las puertas, no te encierres dentro de la piel, sigue creciendo en cada maldito cruce de caminos, prueba a hacer otra cosa distinta a la que estás haciendo, cógele el gustillo al ser, al hacer y después al tener


Es de Bruce, evidentemente, pero por no repetirme y poner en práctica lo de reinventarme pues...

1 comentario:

CAOS dijo...

Genial. No dejes de crecer...nunca.

besos