sábado, 28 de agosto de 2010

El extraño caso de la extracción y percepción

Es difícil, bastante improbable y poco habitual que dos personas logren captarse 'a la primera', con cierta rapidez, en espacios cortos de tiempo...
Entenderse, intuirse, percibir lo que el otro muestra, piensa, extrae y siente...
Quizá lo normal es que sólo con el lenguaje, palabras y gestos, podamos entender qué quieren decirnos los otros labios, que necesitemos el sonido y el ritmo para captar lo que los ojos ajenos quieren contarnos...
Pero a veces ocurre, que sin mediar palabra, que con sólo compartir tres silencios, haya algo en algún lugar de la anatomía, que capta cualidades, virtudes, certezas y verdades.
A qué se debe? yo qué coño sé... sé que me ha ocurrido, que me ocurre de vez en cuando y que me sienta extraordinariamente bien.
Luego están los otros sucesos, los más frecuentes, no sirven dos palabras, aunque sí se consigue con doscientas... Y en estos casos, en los de que sólo las palabras logran el fin, hay que mencionar además a la duda, la desconfianza y la inseguridad personal.
Hay veces en las que estas tres cosas se ponen en fila india y como un muro infranqueable, dificultan sobremanera el buen entendimiento entre el par de dos. Si yo dudo de tus palabras, si no me fío de lo que me cuentas, ¿será mi inseguridad la que está trabajando? acaso miento con frecuencia cuando cuento quién soy para dudarlo también del que me está hablando? Y por qué no se fían de mí cuando parece que hablo claro y sin sombras?
Y la manida incompatibilidad, puedo contarte todo lo que hay, lo que existe y lo que soy, y que jamás llegues a entenderme... por no haber pasado por ahí? porque tu alma vive en un mundo opuesto al mío? diferente? tan lejanos nos mantenemos por dentro que no llegamos a conectar? Y dónde está el centro de esas conexiones que ni vemos ni podemos tocar?
Es difícil, relacionarse. A veces puede ser muy difícil... Y yo necesito grandes dosis de paciencia y tolerancia, para que el objetivo supremo entre uno más uno llegue a buen puerto. Nunca fueron mi fuerte, ahora intento encontrarlas entre los otros escombros...

8 comentarios:

David dijo...

Interesante reflexión querida amiga.
Es fundamental la confianza.
En ti, claro.
Querer quitarse esa armadura y trabajar la comunicacíon.
A veces puede resultar sorprendente lo que alguien te puede dar simplemente en un instante.
Supongo que influye mucho el feeling, la complicidad...
Si tocas con gente así tienes mucho ganado y si no, pues toca esforzarse para enriquecerse.
Un beso.
Como siempre....

David dijo...

Interesante reflexión querida amiga.
Es fundamental la confianza.
En ti, claro.
Querer quitarse esa armadura y trabajar la comunicacíon.
A veces puede resultar sorprendente lo que alguien te puede dar simplemente en un instante.
Supongo que influye mucho el feeling, la complicidad...
Si tocas con gente así tienes mucho ganado y si no, pues toca esforzarse para enriquecerse.
Un beso.
Como siempre....

Az dijo...

por un lado
la atracción de primer grado
nos lleva a conectarnos así,
de un solo golpe;
por otro entiendo Nebroa,
que nuestras propias dudas
hacen dudar al de frente.
un beso

Robert dijo...

Soy de los que opina que mejor solo que mal acompañado; no por la compañía, sino por el nosotros de yoes incompatibles. De todos modos, lo difícil e improbable no es imposible.

PazzaP dijo...

Los yoes incompatibles son difíciles más no imposibles cuando la voluntad trasciende el miedo a ser auténticos.

"(...) a veces ocurre, que sin mediar palabra, que con sólo compartir tres silencios, haya algo en algún lugar de la anatomía, que capta cualidades, virtudes, certezas y verdades. A qué se debe? (...) dónde está el centro de esas conexiones que ni vemos ni podemos tocar?"

¿Importa dónde se ubiquen cuando conectamos realmente?

El plano mental tiene misterios insondables cuyas interacciones escapan al raciocinio. La consciencia es la única que, al acogerlo todo, hace un quiebro en lo cotidiano llenándolo de certezas serenas y unificadoras.

Qué guapa eres, Ne...

Amber dijo...

Este post es como si me hubieras leído el pensamiento... Y como ya te adelantaste tú al escribir sobre la percepción de un muy agradable suceso que me ocurrió ayer lunes... Mañana miércoles lo publico... Y aún queda el resto de la semana para que intuitivamente vayas leyendo mi mente.

Amber

Nebroa dijo...

Así es David, reducido al trabajo personal, esfuerzo, empeño y dedicación que le dediquemos al asunto. Hay veces en las que podemos decir: se acabó, no nos entendemos ni nos entenderemos nunca. Yo creo que sí, que habrá un punto, aunque recóndito, que nos condenará al entendimiento...

Az, qué bonita la atracción del primer grado! Luego quizá se desmonte, pero qué bonita!

Tu última frase deja claras mis ideas, Robert, como casi siempre ;)

Nebroa dijo...

Paz... Tengo que darte tantas veces las gracias! O a esa parte que nos permitió conectarnos desde el principio. Hubo malentendidos, y quizá los habrá, pero algo dentro se unió sin ni siquiera esforzarnos y plin! magia! guapa tú!