miércoles, 18 de agosto de 2010

El estanque

A veces soy... como las horas en el reloj de sol cuando amanece la luna

3 comentarios:

guille dijo...

Esas son las mejores.

Pasar, pasan igual. Pero no se las ve (siente).

Como cuando el tiempo pasa cuando estas con quein te apetece, que no lo sientes (ves) pasar.

Robert dijo...

Suspender el tiempo nos da un espacio de libertad.
Leyendo el post del martes a la 19:32 veo que mencionas el otro tiempo, el racional, y el conflicto que genera la existencia de ambos. Son como niños, los dos quieren acaparar toda la atención.

Nebroa dijo...

Son bonitas las horas que no se sienten, como dices, guille. Son especiales, tanto que siempre me empeñé en perseguirlas, que es cuando precisamente desaparecían. Ahora llegan solas ;)

Robert... gracias por venir, siempre. Al final parece que todo va pasando, es decir, pasa por delante el tiempo racional, el que no se nota o siente, pasa el rápido, el desesperante, el agonizante... Qué somos nosotros? atemporales entonces, no!? ;)