domingo, 15 de agosto de 2010

Aun no han pasado 2 años desde que lloré tras ver aquella película que se metió entre mis huesos más débiles...
Las horas se llevaron la ilusión, los sueños y los anhelos vitales que resumían en una sola frase la persecución eterna, la búsqueda incesante: el amor desbordante.
El tiempo se llevó las ganas y la esperanza, dejé de creer en utopías, dejé de creer que yo merecía algo parecido a lo que mi imaginación era capaz de crear...
Pasó más y más tiempo, y la coraza se vistió de hierro tintado de acero, agonizaron los sueños, la ilusión y los anhelos de siempre. La maldita vida era una pendiente inclinada hasta la vertical, andar costaba, respirar aun más... No conseguiré lo que busco, pero no desperdiciaré una vida entera, la única que conozco, llorando en las esquinas que siento en cada paso.
Buscaré otra Ana, reinventaré los días, me refugiaré de la lluvia, bailaré sobre las cenizas del pasado...
Aquellas noches fueron el final del abismo, lloré sin consuelo...
Y desperté.
Hoy, cuando sé que no hay nada que esperar, cuando sé que los días no son antesalas de otras salas, ni vestíbulos de laderas de flores, sigo caminando, sigo viviendo.
Pero esta noche la película ha vuelto a acabar... y he llorado en la azotea. El sueño infantil nunca llegó, ya no soy la protagonista de la historia de amor, ya no soy la que suspira por sentir las mariposas dando los putos saltos contados, soy muchas más cosas, lo sé. Pero también me he dado cuenta de que la niña que esperaba en el balcón del castillo nunca murió.

9 comentarios:

CAOS dijo...

Buff!!

Ojú niña...

Desde mi experiencia puedo decirte que el momento de despertar es el más dulce, aunque al principio, no lo parezca. Y a la vez, saber que la niña del castillo nunca murió, te hace ver que siempre, siempre, puedes volver a dormirte y seguir soñando...si quieres.

Me encanta la libertad que tienes a la hora de escribir algunas cosas.

besos

Nebroa dijo...

Hola Caos :)
Supongo que lo ideal sería no volver a dormir, pero no matar aquello que nos motiva. Seguir despiertas... sí, con los ojos muy abiertos hacia todos los rincones, sin matar ninguno, incluído aquel que una vez fue el único...

silvo dijo...

Aún está la niña. ya no espera con la inocencia del pasado pero en el fondo espera, vive y lucha, como debe ser, besos y buen finde Nebroa

Nebroa dijo...

La palabra 'esperar' no me gusta silvo, no me gusta, quizá le cogí demasiado odio por lo que ensangrentó mis entrañas... Aun así, somos tanto... tenemos tantas cosas dentro que caben todas, a la vez o repartidas en el tiempo. Quizá un día llegue aquello que una vez esperé, pero como dices, la niña no es inocente ahora, bajó los pies al suelo y creció un poco. No es que esté de vuelta de todo, más bien al contrario, era antes cuando vivía del revés... besos

Caos... que no te contesté respecto a la 'libertad' al hablar de estas cosas. No es que sea aquello de lo que más orgullosa me siento, pero fui yo, soy yo, si me escondo sé a dónde me dirijo, y no me gusta ese lugar, no sé dónde me lleva el nuevo, pero al menos es el real ;)

Zarzal dijo...

A veces, para volver a vivir, hay que morir primero. Renacer libre de lo innecesario, sin que ello signifique ser menos que antes. No podemos olvidarnos de quienes somos, ni de aquello que esperamos de la vida. Y bienvenido sea el dolor, proceda del amor o el desamor, pues nos recuerda que estamos vivos.

Yo jamás me refugiaré de la lluvia, todo lo contrario, la buscaré siempre que pueda, y dejaré que me limpie de inútiles preocupaciones.

Un beso

Zara dijo...

Que no llegue lo que tu imaginación ha sido capaz de crear no quiere decir q no lo merezcas, no te equivoques.

Robert dijo...

Tomado de los datos personales de hijoeputa:
De lo que soy, lo que fui o lo que pude ser, de lo que quiero o de lo que me imagino, es de lo que vivo.

Nebroa dijo...

Zarzal, no es de las gotas de la lluvia de lo que me refugio ahora, supongo que he aprendido a bailar debajo de ella... Es sólo que ahora no convierto en vendaval lo que sólo son gotas...

Nebroa dijo...

Zara... Hace poco puse una entrada acerca de lo de 'merezco/mereces', dice mucho de lo que pienso. No creo que nadie merezca nada en particular, porque no hay reglas escritas, sólo las que nos hemos inventado

Robert, hijoputa cuando se pone serio, lo borda!! Jeje