lunes, 19 de julio de 2010

Quizá esto de aprender a vivir a los 34 no sea lo que imaginaba a los 14, cuando te crees reina del mundo, princesa del cuento de la vida, heroína internacional, universal, omnipotente y omnipresente... No es lo que una cree a los 14, ni a los 20, ni cuando empiezas a rozar la complicada década de los 30... Una cree que sabe vivir y que por un lado son los demás los que no se enteran, los que no entienden, los que no piensan, los que no trascienden ni profundizan y por otro lado que la que no se entera es la propia vida, cruel, injusta, dura, mala, hostil, y un poco puta...
Entonces vives perdida en un mundo de locos donde tu pieza del puzzle no encaja en ningún lugar, donde tus pasos no dejan huellas en el camino y donde al doblar las esquinas de la pesada aventura sólo encuentras vacíos...
Aprender a vivir a los 34 (o parecerlo), si bien no es el final, ni la meta, ni la panacea perseguida, es el mejor punto de partida que conozco, 34 años para mirar la vida como resulta que ya la miraban esos demás que un día criticaste y que por más que te contasen cuál era el secreto sin esconder, tú te negabas a ver...
No sé si he llegado al lugar ese íntimo, inviolable e inalterable que puede permitirte gozar del experimento de la vida (aun se muestra reticente la mente), pero sé que es un gran punto de salida, de partida, y que ya no contemplo con convicción la idea de querer morir joven por aburrimiento elevado a la séptima potencia, al menos ahora creo que merece la pena estar aquí...
Ojalá lo de los 34 y el año 2010 sean datos a recordar, de esos que cuando pasa el tiempo puedes contar que fueron cruciales, que marcaron tu vida... Confío en que no sean meros pasatiempos de los que a la mínima alteración vital, condenas al olvido y al menosprecio...




2 comentarios:

silvo dijo...

Primerpo pens´´e que estaban todos locos, luego recapacité y me dije no puede ser el loco tengo que ser yo pero más tarde llegué a la conclusión que estamos todos locos jaja, besos Nebroa

Nebroa dijo...

Valeee! pues tú el primeroo! jajaj