sábado, 24 de julio de 2010

Mi piel y la lluvia

Soy la luz de la cocina, la leche pascual y el saco de cal recien abierto... Soy más blanca que las nubes, que el algodón y que los huevos por fuera... Soy de piel poco favorecedora, poco llamativa y poco interesante para el común de los mortales... Mi barriga es del mismo color que mis tetas, y el culo del mismo que los pies... Pero qué pasa? Es mi piel, la que me envuelve y me protege, que me cubre y me aisla... Es la mía, así la quiero, así me gusta...
Eso sí, hoy iba a la playa para, a pesar de gustarme (por obligación personal) tanto mi tono corporal, coger ese tonillo en los mofletes que hace que te parezcas a Heidi... Pues bien, está lloviendo!
Este dice que soy gafe porque anoche le dije: y si llueve mañana? :s
Pero qué más da? llueve? no hace sol? Pues vale, vayamos al mar, paseemos por la arena, bebamos cerveza mirando la lluvia, humedezcamos el alma, los ojos y las sonrisas... Disfrutemos hasta de los planes que no salen como queríamos...
Yo aun debería dar las gracias, no me gusta tumbarme al sol, no me gusta el calor, no me gusta la arena en la boca impulsada por el pie del de al lado... y me encanta la lluvia? qué más quiero? ;)
Te vienes?

2 comentarios:

CAÓTICA dijo...

Yo me iba con los ojitos cerrados, aunque acabe de volver y haga menos de una hora que haya entrado por la puerta después de setecientos y muchos kilómetros, aunque fuera para ver llover...

joooo...

besos

Nebroa dijo...

Uff, menudo momento estás viviendo! la vuelta, la casa cerrada y la falta de aire! Caótica, tenemos la piel tan camaleónica que todo tu yo se adaptará al nuevo escenario, y con las mismas ganas que ya conoces!! Ánimooo!

Al final no llovió!! dios! qué ascazo de arena, de olas, de sol y de calor! pero eso sí, qué rica la cerveza, la brisa y la compañía!
Pd. me he quemado un poco :(