viernes, 2 de julio de 2010

Me fugué a cada uno de los recuerdos de los 13 que vinieron a contar su primera escena en la memoria... me mantuve ahí, con ellos, recreando el espacio que me contaron y el que yo me inventé... Quería venir aquí a contar todo lo que vi, a comentar lo que escuché, a destripar los sucesos, hay tantas cosas dulces que revisar en las respuestas de la anterior entrada que aun me jode más no tener tiempo para hacerlo... Y no quiero que se me escapen!
En estas 48 horas sin señales han galopado por mi mente todos esos recuerdos vuestros, que me han permitido imaginar 13 vidas distintas a partir de ese instante que me contasteis... pero el tiempo, el trabajo y la salud me impiden que lo traduzca ahora en palabras... Seguro que vendré a releerlos muchas veces. Sin pretenderlo, salió una de esas 'conversaciones' que tanto me gustan, aunque sea por escrito, aunque no nos conozcamos quienes lo contamos, me encantó lo que quedó escrito ahí... Y agradezco enormemente que abrieseis el balcón del pasado y aireáseis un trozo de él... Ojalá esa mirada atrás os pusiera en la boca la más tierna de las sonrisas... Como a mí

Pd. Lo demás apenas importa, entre risas y planos paso los días, café, tabaco y palabras llenan mis horas, otra era, otra etapa, otro día olvidando que espero algo. Y me gusta que sea así...


4 comentarios:

María dijo...

Gracias por hacerme volver a mi niñez de una forma tan dulce. También intenté "colarme" en los recuerdos de los demás. Un acierto tu idea.
Bs.

Sí es lo que parece dijo...

Fue una muy buena terapia tu idea para esa regresión a la niñez. Y sí, en mi si provocó esa sonrisa de la que hablas.

Millones de abrazos.

Para dijo...

:)

Nebroa dijo...

Gracias petardas! Pero no os olvideis de volver arrastrando las sonrisas hasta hoy :)