jueves, 22 de julio de 2010

Las ganas de soltarle las riendas a la aventurera, la espera casi eterna, los anhelos de sonrisas, los deseos guardados bajo llave, la persecución sin frenos de ilusiones... todo eso se amontona sobre la espalda y pesa tanto tantísimo que ponerle alas a la realidad se convierte en uno de los accesos al paso aliviado.... Imaginar escenas de pelis antiguas, inventar besos salvajes en las estaciones del olvido, hacer maletas invisibles para viajar siempre en vuelos sin vuelta... ponerle todas esas mentiras al más aburrido presente convierte en liviano el camino, en efímero el tiempo

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Pon la llave de contacto y........... arranca!!!!!!

Besos

Anónimo dijo...

que seria de nuestra realidad sin la imaginacion?


realidad e imaginacion como ciencia y ficcion

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Nebroa dijo...

La llave está dentro, y tengo ganas de arrancar... veremos qué carreteras me voy encontrando! ;)

Jok, nos la inventaríamos, fijo