viernes, 18 de junio de 2010

Uff... sabes cuando se te ponen todos los pelos de puntillas y se pasean por delante del cielo y no te dejan ver el horizonte? sabes a qué me refiero? cuando quieres empezar a correr y no parar nunca aunque no te muevas del sofá? que parece que llueve en tus pestañas y el arcoiris no cesa de crecer en tu espalda? Sabes eso que ocurre cuando no ocurre nada y tú intuyes algo que no sabes lo que es pero que sabe muy bien? Cuando no hay historias que contar pero podrías inventarte una con tantos detalles que otro se la creería? Eso, lo que te digo, que así estoy, con el corazón saltando a la comba, el alma al parchís y los ojos buscando caer en el de tira otra vez porque necesitan que les toque de nuevo, aunque ya no recuerden que nunca tocaron algo que realmente mereciera la pena...
Pues eso, así, inventándome que algo está llamando a la puerta, aporreando las ventanas y saltando en cada uno de los balcones que dejo al aire cada noche. No, no lo sé, no sé por qué pasa ni qué pasa en realidad. Serán las ganas de volar...
Cuando me caiga (de nuevo), puedo venir a buscar tus brazos?

4 comentarios:

Cuarentañera dijo...

Me encantan tus sensaciones compartidas.
Un besito wuapa

Nebroa dijo...

Un beso Cuarenta, feliz finde! A veces, la mayoría, creo que no reflejan lo que verdaderamente hay...

violetazul dijo...

Hecho!
Y si no te caes, vuelve a contármelo porfi! ;-))

Nebroa dijo...

Ojalá no me cayera violeta... ojalá. Qué cansada estoy de hostias contra el suelo