domingo, 27 de junio de 2010

O cómo perder la razón...

Es domingo, qué descubrimiento hija mía... Bueno, que es domingo y definitivamente estoy perdiendo el norte. He decidido que iré a un gimnasio. Sí, uno de esos centros con tejado donde se reúnen los locos que no deben saber que existen bares, jardines y montañas que contemplar. Que se meten ahí a sudar, intercambiando fluídos, hongos y toallas que huelen a humanidad :s
Voy a ir. Es mi decisión, hoy domingo. Claro, los domingos ya se sabe, que son días insulsos, en los que más suicidios se cometen, las depresiones se intensifican y la soledad campa a sus anchas por las laderas del mundo habitual. Pues mira sí, hoy mismo lo decido. Claro, que iré el miércoles, y de aquí al miércoles pueden pasar muchas cosas... Es que he decidido quitarme la panza. No, no es que las tetas me vayan a aparecer justo donde terminan las piernas, no quedaría bonito, es hacerla más pequeña. P'adentro. Esto también es una utopía, lo sé, como lo de los sentidos de la otra entrada o eso de querer que los aplausos después de una canción tremendamente preciosa durante un concierto tarden en comenzar al menos dos segundos después de que acabe... Pero qué coño? Por probar no pierdo nada, en este caso algo de dignidad, jajaj, pero peor sería ponerme un gorro para ir a la piscina, no? Todo se andará, prometo poner foto si algún día me pongo uno de esos preservativos en la perola. Ale, que eso, que voy a ir, además, tiene su sentido, no sólo es algo físico, es derribar lemas, sentencias que me hacía, es contribuir a renovarme, es seguir caminando, avanzando, es relacionarme, es no quedarme quieta, es avanzar, quererme, premiarme, admirarme. Es regular mis horarios matutinos, es relacionarme más con mi padre (esto puede ser infernal, lo sé!!), es empujarme, es poner en práctica la entrada de abajo, es poner coherencia a mis nuevas ideas, es... Es otro paso.
Eso sí, si el martes me digo que no iré, que he descubierto que estaba poseída por el espíritu de Eva Nasarre, no pasará nada, seguiré siendo yo, total, no soy río y puedo volverme atrás cuando me de la gana.
Tengo una pregunta, por qué los monitores de deporte no saben contar normal? por qué cuentan así: Un, dó, tré, cuá, cín... Me volveré así!?!? Dios mío, qué etapa más conflictiva se acerca

11 comentarios:

silvo dijo...

Jjaja cuidado con el espíritu de Eva Nasarre ajaja, ¿cuentan raro para el ritmo?, besos

Daeddalus dijo...

El miércoles pasaré lista en el gimnasio, y anda que como no estés... aunque tienes razón, me ha gustado eso de no ser río, siempre podemos echarnos pa'trás.

Y lo que yo me pregunto respecto a los monitores de gimnasio es por qué siempre son niñatos imberbes que no dejan de sonreírle a la tercera rubia comenzando por la izquierda que no necesita ir al gimansio porque no debe de haber cumplido los 20 y no tiene ni culo, ni cadera, ni tetas, ni ná; en lugar de algún maduro interesante que me mire a mí.

CAÓTICA dijo...

ánimo!!! yo hoy me he prometido que mañana vuelvo...después de haberme dado dos paseos de media hora, uno de ida y otro de vuelta, para ir a ver a mi abuelita...lástima que no me he encontrado ningún lobo por el camino.

Besos

Para dijo...

No veas lo que me he reido con esto.
Yo iba de pequeña (bueno no tan tan pequeña) a una piscina donde te obligaban a ponerte preservativo en la cabeza y como me "gustaba" tanto mis oidos decidieron engancharse y me pase unos añitos "azin" monisima de la muerte. Creo que es una de las razones por las que odio playas y piscinas.
Y lo de contar... jaj ja ja, no he estado nunca en un gimnasio pero he recordado la primera y unica vez en un bingo en mi vida, en tu tierra, y contaban igual, cuanto me rei... y no se me pego JAJAJAJ.
Disfruta de los botes y de las agujetas ( les acabas pillando el tranquillo) Besoss

adis dijo...

jajajaja lo que me he reido con tu entrada

Creeme no es tan terrible, yo he ido al gimnasio durante muchos años, y es ratito que pasas haciendo un poco de ejercicio te relajas, ademas vas conociendo gente y al final cada dia es una fiesta de bromas chistes y demas, mientras estas en la cinta o intentando seguir una clase de jazz o aerobic hay a¡alguien contaando un chiste, ahora mismo por salud no puedo ir y lo hecho muchisimo de menos

Pero te entiend, se lo que son las decisiones de los domingos, no suelen llegar ni al lunes jejeje
besos

Adis

Cicatrices en el suelo dijo...

Creo que seguiré tus pasos mochila al hombro... esto que era cintura, de pronto es flotador!
Los monitores de deporte no saben contar normal, pero es que tengo la teoría de que rinden tanto culto a su cuerpo que se quedan tarados en todo lo demás.
Un saludo, Nebroa

Sí es lo que parece dijo...

Jajajaja madre mía, lo que me reconforta pensar que no soy la única a la que los domingos le afectan considerablemente :P

Bueno a decir verdad no me parece nada mal que la nasarre te posea y te convenza y cuando lo haga espero que me convenzas tu a mi que soy mas perruna....

Siiii, verdad que cuentan como en otro idioma? será el idioma de la gente que practica deporte regularmente??? Contarás tu tambien así dentro de unas semanas???

Besoss y feliz semana

Sound dijo...

Delicado tema el del domingo ;) Espero tener a alguien con la cordura suficiente cerca (dificil, lo se) como para darme de hostias si algun domingo decido apuntarme a un gimnasio. Suerte en tu aventura y no le hagas mucho caso al monitor, este blog no seria lo mismo usando su lenguaje xD.

hijoeputa dijo...

Los monitores de gimnsaio cuentan asi? Pues tienes más experiencia que yo en gimnasios, nunca lo había oído, a lo mejor es una moda nueva. Yo es que la última vez que pisé un gimnasio para hacer ejercicio estaba en 3º de BUP, hacía musculación, y mi monitor no contaba así. No le llegaba el brazo por detrás del cuello de la bola que tenía, pero sabía contar como Dios manda.

María dijo...

Ánimo,seguro q no es traumático, aunque es sólo una suposición, nunca he pisado uno...
Bs

Su dijo...

Yo hace tiempo que me dedico al yoga, cansa menos ;).

Y esa verdad, los monitores cuentan así! jaja!