domingo, 2 de mayo de 2010

A veces, aun paseo por los mismos lugares

A veces se me nubla la vista, se empañan las gafas. Hay veces en las que no veo más allá de lo que me deja ver la oscuridad. Empiezo a pensar en lo poquito que puede regalarme la vida, en qué pasará si los días sólo traen escasos instantes de sonrisas, me imagino todo ese torbellino de ideas pesadas alumbrando sin cesar mi camino, en lo difícil que debe resultar que una historia cambie, que unas ganas aparezcan de lo que habitualmente ha sido la nada, en lo imposible que le parece a mi corazón volver a disfrutar de un amor sincero o completo... Hay tardes tan nubladas... Hay momentos que mis alas sólo conocen el mar de la agonía. Todo se nubla, todo se espesa, todo se quebranta. La imaginación, la esperanza y los anhelos empiezan a oler tan a podrido que me duelen las alas, los ojos, la boca de hacer muecas evitando el llanto. A veces... sólo a veces...

No hay comentarios: