lunes, 17 de mayo de 2010

Punto y aparte

Porque no hay más motivos para seguir recorriendo las sendas del desprecio, porque la culpa pesó tanto que hasta el corazón empezó a desplomarse, porque de nada sirven los jueces profundos, porque ya se consumieron las lágrimas saladas, porque nos bebimos tanto dolor sin medida que los pulmones encharcados ya no emitían ni susurros silenciosos...
Porque la línea divisoria entre el tedio y la apatía se quebró de tantas piruetas, porque hasta la muerte se desesperó de tanto usarla, y los abismos de tanto pisotearlos.
Los infiernos pidieron agua, la oscuridad alquiló farolas, la tristeza perdió gas y se le prendieron las alas ajadas.
Todo quemado. Todo desierto.
Porque ya no había más tiempo, no quedaban más horas para malgastar, todos los lamentos fueron ya expulsados... los gemidos consumidos... los ruidos extenuados...
Porque el maldito aburrimiento se cansó de perseguirme cada mañana


3 comentarios:

silvo dijo...

Precioso lo que has escrito en esta entrada Nebroa, se ha agotado en su propia maldad,pero con esta canción es todo más bello aunque desprende nostalgia, besos

Lorena Chavarría dijo...

hermoso, hermoso ver como se marcha esa oscuridad dando paso a la libertad, un abrazo

Nebroa dijo...

silvo, la canción es... preciosa, da igual lo que evoque, es tremenda! Y gracias por la parte que me toca ;)

Lorena, perfecta descripción del suceso! :)