domingo, 2 de mayo de 2010

Mezclando

  • Tengo una tendiditis aguda... bueno, qué coño, no sé lo que tengo, no sé cómo se llama, pero me duele desde la nuca hasta la mano derecha, me pesa el brazo y la movilidad es escasa...
  • Él está ahí, donde siempre. Ya no nos hablamos, ni compartimos nada, hemos pasado a tener mundos distintos y lejanos, en realidad siempre los tuvimos, aunque yo creí otra cosa.
  • Este verano creo que empezaré a apartar algunos de los complejos que agrandan mi lista de cosas que no me gusta mostrar, quizá exponga al sol más piel de la habitual, tal vez sea un buen ejercicio mental pensar que nadie me mira, enseñe o no los brazos.
  • Llevo varios días pelín agobiada por la pasta, me queda algo para aguantar un par de meses, pero empieza a llegar el tiempo de 'o buscas o mueres', esta semana me pondré en marcha, aunque lo último que me apetece es volver a una oficina 9 horas pegada a un ordenador, porque aunque ahora trabaje en casa, no son nueve horas, y no estoy encarcelada por horarios. Sí, soy así de rara, no me gusta el trabajo convencional, aunque sea lo que siempre he hecho. Cobardía le llaman a lo de gustarte otras cosas y no hacer nada para encontrarlas.
  • Hay una parte de mí que aunque ha madurado, sigue imaginando que de alguien sin rostro puede surgir una historia de amor.
  • He vuelto a ese lugar en el espacio donde todos los que me rodean tienen pareja, ya no miraba de frente estas cosas, pero hoy me ha venido a la mente, como si la vida avanzase, girase, rotase y yo la mirase siempre desde el mismo punto.
  • Estos días me gusta muchísimo escuchar a Quique. Aunque pase de mí, al fin y al cabo, como dice Este, qué otra cosa podría pasar? era normal que te ignorase. Tiene razón la jodía.
  • Sigo fumando demasiado
  • Me apetece pegarme un homenaje de cervezas, música y bares. De amigos y muchas risas
  • Estoy cansada. Muy cansada... No termino de despegar de esta ladera en la que siempre sale el sol pero en la que yo permanezco con las rayban negras...

6 comentarios:

silvo dijo...

Si sale el sol en la ladra también a tí te llegará, cuídate del brazo, date el fiestón, y no es nada raro que no teguste amarrarte a un lugares nueve horas, eso es lo lógico, lo malo es que hay muy pocas posibilidades de salirse de lo que marcan, un besote Nebroa

Anónimo dijo...

estoy de acuerdo con SILVO Fieston , fieston , SI vas a salir a tomar unas cervecicas tienes mi bendicion , ...n

CM dijo...

Yo tambien tengo poca pasta, fumo demasiado... Te puedo ayudar en lo del brazo... quiza un masaje te venga muy bien. Quiza pueda acompañarte a mostrar mas piel al sol... El homenaje de cerveza, música y bares... deberíamos hacerlo juntas...
Respecto a lo demás... lo hablamos el día/noche del homenaje, seguro que ahí sacamos una conclusión mucho mas clara...
MUAKIS

solitaria de la mancha dijo...

A mi la pasta no me sobra pero no me va mal,no fumo,mejor voy de cafes,que con una caña ya toy bolinga,pero si se trata de arrugarse al sol...me apunto!,en estos momentos hay que buscar la felicidad en las pequeñas cosas,y tomar el sol es una de ellas.
Ya se que no te sirve de consuelo,pero otras trabajamos a veces de noche y 10 horas,o sabados y domingos,o pringas todas las fietas de navidad...etc,lo que yo daria por estar 9 horas sin turnos...,si el que no se consuela es porque no quiere...jejje
Bss

Luna dijo...

Buenas guapa!
Si es una tendinitis en el brazo, joer como duele!!!!!!!!
Mi brazo izdo sabe algo de eso...
En lo del trabajo, estoy de acuerdo con solitaria, que me da que nos dedicamos a lo mismo, por el tipo de turnos y horarios.
Yo logre un turno fijo de tarde, de 3 de la tarde a 10 de la noche, aunque si acababa antes, me podia ir a mi casa...
Entiendo que no te guste estar encerrada una serie de horas en una ofi... pero mucho peor son los turnos, yo en casa lo sigo viviendo con Jose.
Yo me apunto a una juerga, si es en Asturias con sidra, si no con unas cocacolas me va bien!!!!!!
Besotes
Rosa

hijoeputa dijo...

No te quites las gafas cuando hace sol, yo nunca lo hago y me va la mar de bien. Luego, cuando anochece, te las quitas y ves de puta madre.